Algunos de los fetiches sexuales más curiosos

| |

A la hora del sexo todos tenemos nuestros hábitos o pequeños vicios, por eso lo vivimos desde una perspectiva íntima y personal. En ocasiones podemos hacer esas fantasías realidad y es aquí donde el único límite es nuestra imaginación en consonancia con nuestra libido. La psicología hoy en día acepta plenamente que todos tenemos nuestros propios fetiches, algunos más habituales debido a que existe una relación entre los órganos genitales y alguna parte del cuerpo como los pies o bien dependan de un objeto externo.

Hoy os traemos una serie de fetiches curiosos que seguro os despiertan interés. No vamos a hablar de los típicos como son los zapatos, ropa interior etc, sino de fetiches que podríamos considerar extraños y que sin embargo se encuentran más a menudo de lo que parece.

Hibristofilia

chico malo

Seguro que hemos oído más de una vez a alguna amiga decir, “me gustan los hombres malos”, y seguramente tenga un historial de noviazgos no muy recomendables. De eso trata esta parafilia, y es la atracción hacia otra persona por el peligro que intuimos. Personas que seguramente nos engañen o cometan algún crimen.

Se trata de un hecho mucho más habitual del que parece, sólo hay que ver la cantidad de cartas que reciben los presos en las cárceles, incluso alguien tan mezquino como Charles Manson llegó a tener una hilera de chicas enamoradas que se carteaban con el asesino y hasta llegó a casarse con una de ellas.

Cleptolagnia

cletomania

Aunque pueda parecer similar a la anterior, en realidad es completamente diferente. Como ya habréis adivinado, proviene de la palabra cleptomanía y se refiere a aquellas personas que se excitan sexualmente robando, ya sea algún artículo insignificante o algo grande. Aquí son ellos mismos los que necesitan llevar a cabo la acción, no la persona con la que están.

Dendrofilia

mujer tronco

Se trata de una parafilia sexual bastante rara que consiste en sentirse atraído por los árboles y la naturaleza. Hay incluso gente que se ha “casado” con un árbol. Esto es peligroso ya que no hay que equiparar una parafilia sexual a un comportamiento como heterosexual, bi o homo ya que estamos hablando de cosas completamente distintas.

Furry

furry fetichismo

Dentro de las parafilias que consisten en llevar puestas prendas especiales (en mujeres suele ser lenceria, en hombres corbatas o zapatos) encontramos un movimiento realmente curioso y raro, el “furry”. Se trata de personas que sienten placer sexual a tener sexo con personas vestidas de animales como leones, osos etc, de la misma manera es muy habitual que éstos también quieran llevarlo puesto cuando tienen sexo.

Se ha llegado incluso a hacer un documental “Plushies & Furries” por si queréis saber más de este curioso movimiento fetichista.

Hematofilia

El amor por la sangre no sólo pertenece a los vampiros, muchas personas han desarrollado un fetichismo hacia la sangre, en ocasiones se suele relacionar con prácticas BDSM pero lo cierto es que no tienen nada que ver, normalmente los amantes de la sangre prefieren disfrutarla e incluso tomarla, lo cual puede ser peligroso a la hora de protegerse contra enfermedades de tipo sexual.

Si queréis saber más sobre fetichismo o sexualidad, queremos invitaros a nuestro próximo Taller sobre sexualidad tendrá lugar el próximo 16 de noviembre en el café Abonavida, de 19:00 a 21:00 un precioso espacio de comercio justo en pleno centro de Madrid que es uno de los principales lugares culturales con bar y totalmente ecológico de la capita. Para conocer más información, contactar directamente con nosotras en info@psytel.es o visitar la página del taller: https://psytel.es/areas-de-intervencion/cursos/

 

Anterior

Por qué ir a un taller de sexología puede ser el plan más divertido con tus amigas

Neuromusicología: Por qué la música nos ayuda en momentos complicados

Siguiente

1 comentario en “Algunos de los fetiches sexuales más curiosos”

Deja un comentario