Aprender a regular nuestras emociones

| | , , , ,

Las emociones son una característica intrínseca de todo ser humano, incluso de aquellas personas diagnosticadas con sociopatía emocional tienen reacciones emocionales que no pueden evitar. La vulnerabilidad emocional es una de las causas más comunes cuando existen problemas sociales. Los investigadores insisten en que un gran porcentaje de este problema tiene un origen genético, pero eso no significa que no podamos combatirla eficazmente. En cualquier caso, todos debemos aprender a regular nuestras emociones, lo que se consigue en gran parte gracias a la gestión de nuestra inteligencia emocional.

La inteligencia emocional se basa en cierto modo en su parentesco con los índices de inteligencia tradicionales. Si alguna vez habéis hecho algún test de coeficiente intelectual sabréis que mide principalmente la capacidad para resolver problemas en un determinado periodo de tiempo, lo que hace décadas se consideraba imprescindible para medir la capacidad de éxito profesional futura de una persona. Desde hace muchos años ya se sabe que, aunque se trata de tests interesantes para conocer nuestras capacidades, no tienen un efecto directo en nuestra vida cotidiana ni necesariamente en nuestro futuro laboral, de hecho, las capacidades que gestionan nuestro éxito son emocionales, no racionales como se creía hace años.

Esto se debe sobre todo a que la mayor parte de nuestras decisiones diarias tienen un enorme componente emocional. ¿Dejo mi trabajo o sigo con él a pesar de no estar a gusto?. Puede que factores externos influyan, pero la decisión final vendrá de nuestros sentimientos, si creemos que vamos a estar en una situación peor, decidiremos pisar sobre seguro y quedarnos.

Pasos para conocernos mejor y regular nuestras emociones

El autoreconocimiento o conciencia emocional es imprescindible para aprender a gestionar lo que sentimos. En otras palabras, se trata de conocer nuestro estado anímico y saber lo que en estas situaciones nos hace daño, lo que nos beneficia y lo que podría funcionar. Se trata de conocer cómo sentimos, por ejemplo si una situación en particular nos enfada, podemos determinar qué nos ha llevado a sentirnos así y cuáles son nuestras posibles salidas de la situación.

Conocer cómo comportarnos ayuda a salir de situaciones problemáticas a nivel emocional, en las que nos sintamos tristes. Por tanto gestionar esas emociones nos llevará a un mayor éxito en todos los ámbitos de nuestra vida, por ejemplo intentar hacer olvidar algún problema con trabajo o bien cosas que hacer, desviar nuestra atención y no recaer en los mismos problemas. Se trata de una tarea árdua que comienza con qué nos hace sentir así y cómo afecta a nuestro entorno y que, para aquellos que no sean conocedores en profundidad de su propio yo, serán más difíciles de sortear.

Mejorar la empatía

Otra de las claves para el éxito emocional es la empatía, algunas personas tienen mucho más desarrollada esta cualidad que otras, se trata de “ponerse en el lugar de otro” y pensar en cómo sienten los demás ante determinadas situaciones. La sociopatía suele presentar una falta total de empatía sobre los demás.

Las emociones que presentan estas personas suelen ser más intensas, tanto para lo bueno como lo malo, en cierto modo duraderas y normalmente sienten que las emociones les golpean como con suma dureza, como por ejemplo, si se enfadan por alguna razón, tardan mucho más en volver a estabilizarse emocionalmente que aquellas que piensan ya sea racional o emocionalmente en cómo se sienten los demás.

Por tanto reconocer y sentir a los demás nos hace más fuertes emocionalmente y nos otorgan mejores competencias a todos los niveles de nuestra vida ya que son mucho más estables psicológicamente. No se trata de una tarea fácil si no conocemos bien cómo nos afectan los sentimientos en nosotros mismos, pero extrapolarlos a los demás suele ser un buen hábito sobre todo para mejorar nuestras capacidades sociales.

Actualmente, las empresas buscan cada vez más a perfiles que cuenten con estas cualidades aunque son difíciles de medir, las habilidades interpersonales y gestión de sus emociones permiten un ambiente mucho más sano y positivo sobre todo ante trabajos estresantes.

Si necesitas cualquier tipo de ayuda o consulta sobre cómo mejorar y gestionar tus emociones, no dudes en contactar con nosotros en info@psytel.es o mediante cita a través de nuestro sistema.

Anterior

¿Qué es el efecto de mera exposición y por qué nos afecta a diario?

Cómo afrontar la vuelta al cole de tus hijos

Siguiente

Deja un comentario