Atrévete a cambiar

| |

¿Por qué en ocasiones nos asustan tanto los cambios? Es el miedo a lo desconocido, a no saber qué nos deparará esa modificación en el trabajo, el amor, el dinero o la familia.

Todo cambia, por mucho que nos auste, y lo mejor es aceptarlo con naturalidad, ya que si nos quedamos bloqueados ante la incertidumbre de la novedad no podremos aprovechar las cosas del mismo modo.

En realidad, lo que nos asusta es nuestra idea de adelantar acontecimientos negativos ante la incertidumbre. El inhibidor más grande de los cambios está dentro de unoo mismo.

¿Qué harías si no tuvieses miedo?

Posiblemente habrías previsto el cambio, en vez de perder el tiempo negando que éste se ha producido, lo más seguro es que habrías encontrado lo que buscabas mucho antes.

Una actitud positiva.

Podemos sacar provecho a un cambio pensando que se trata de una oportunidad para llevar nuestra vida en un sentido diferente. Cambiar, cuando es para mejorar, es importante, pero también lo es la manera de hacerlo. Te sugiero algunas claves:

  • Anticipa el triunfo. Esto es a veces una profecía que se autorrealiza por el simple hecho de anunciarla.
  • Pregúntate: ¿qué quiero cambiar?, ¿qué debe cambiar? y ¿qué puedo cambiar?
  • Fíjate metas cuya realización puedas llegar a controlar
  • Reflexiona sobre los errores del pasado. Utiliza esta experiencia para trazar un plan sobre el futuro
  • Intenta darte cuenta por ti misma de las ventajas de cambiar
  • Procura prever el cambio (darse cuenta de las pequeñas modificaciones ayuda  a adaptarse a cambios más grandes que están por llegar)
  • En una frase: controla el cambio, adáptate a él y disfrútalo.
Anterior

Afrontar las críticas

Sobre la pasión

Siguiente

Deja un comentario