Superar el “baby blues”, la tristeza después del parto

| |

 El “Baby blues” es como se conoce popularmente a la leve depresión que se produce después del parto y es difícil estimar su duración aunque sólo suele durar unas semanas, la tristeza después del parto es un problema muy común entre las mujeres que acaban de dar a luz y es normal ya que los niveles hormonales dan un bajón, se calcula que el 70% de las mujeres que acaban de tener un hijo sufren cambios de humor y experimentan bajones de humor lo que, unido a problemas secundarios derivados como pueden ser las hemorroides, el hinchamiento, los pezones etc pueden agravar esta situación. Te contamos cómo superarlo.

Habla de ello

La mayoría de las mujeres se sienten confundidas al tener sentimientos encontrados después del parto, piensan y llevan meses anticipando el evento y justo ahora que ha llegado sienten tristeza que les impide disfrutar del momento, muchas de ellas prefieren no hablar de ellos por miedo a ser juzgada o que piensen que no quiere al bebé pero precisamente hablar sobre ello es una de las mejores maneras de luchar contra el baby blues. Esta presión social que te obliga a simular estar en perfecto estado y alegre empeora la situación así que lo mejor es afrontarla de frente y encarar lo que te pasa desde un punto de vista biológico.

Es por tanto primordial que seas tu misma y hagas lo que realmente te apetezca más allá de las demandas sociales. Muchas mujeres deciden esperar unas cuantas semanas para empezar a recibir visitas y es lo más idóneo por varias razones; el cambio de horario que se produce al tener el bebé vuelve locos a los padres y les llena de tareas extra, además, los cambios hormonales se habrán reducido tras unas semanas con lo que habrá más espacio para todos para disfrutar de las visitas y que no sean únicamente obligaciones sociales.

Cambia tu horario en relación a tu bebé

Uno de los grandes problemas de los padres es el organizarse para estar atentos del bebé siempre que éste lo necesite así que es importante intentar seguir su rutina, de manera que si el bebé duerme, intenta dormir también. Esto es importante ya que la mayoría prefiere dedicar tiempo a si mismo durante esos momentos (lo que no es en absoluto malo) pero que, debido a la inestabilidad de los bebes, es posible que cuando decidan hacer ruido o necesiten atención ya estéis muy cansados, lo que os dará un cansancio extra. Así que es mejor intentar seguir la misma rutina en las primeras semanas para no estar cansado a todas horas.

Otro aspecto a tener en cuenta es establecer una relación con el bebé desde el principio, el tacto piel con piel es uno de los que más ayuda a sentir esa conexión madre-hijo y que sin duda ayudará a sentirte mejor.

Por ello, te recomendamos lo siguiente para deshacerte cuanto antes de esa molesta tristeza después del parto:

  • Habla con alguien sobre ello, díles cómo te sientes, ya sea tu mejor amiga o un psicólogo.
  • Manten una dieta regular. Esta no es una recomendación para mantener la línea sino para ayudarte a no caer en una mala alimentación que afecte a tu salud física y mental.
  • Sal a dar un paso con el bebé de vez en cuando, disfruta del aire, aunque las temperaturas no estén a tu favor.
  • Date un tiempo para mejorar, piensa con el cerebro y no con el corazón, intenta no sentirte mal o insegura por lo que te dictan tus sentimientos y piensa que es una fase que tienes que pasar, en caso necesario, acude a alguien que sepa sobre el tema.
Anterior

¿Será tu media naranja? Por qué debes fiarte de tus instintos

¿Cómo te puede ayudar un taller de sexualidad para mujeres?

Siguiente

Deja un comentario