Claves para reducir el estrés en cuarentena

| |

Ya hemos comentado anteriormente algunas técnicas para sobrellevar mejor estos días de estrés en cuarentena. Sin embargo en ocasiones la sensación de estar obligado a quedarse en casa puede tener una fuerza demasiado grande y el manejo de nuestras emociones es primordial para mantener la calma. Por eso, si nos sentimos desbordados, podemos seguir estas claves que os damos a continuación. 

 La cuarentena tiene diversos efectos sobre los distintos tipos de personas. Aquellos hipocondriacos sufrirán más el miedo hacia el contagio y estarán continuamente preocupados por las medidas a adoptar en todo momento mientras que otras personas sufren más el confinamiento y la imposibilidad de socializar.

Cada persona es un mundo, por ello tenemos que tener en cuenta nuestras sensaciones y personalidad a la hora de aplicar estos consejos en nuestras vidas.

Primer paso: qué nos produce negatividad

 Lo primero que hay que hacer es identificar qué de todo es lo que nos está generando malestar. Lógicamente el pensamiento común es el hecho de no poder salir a la calle, pero es muy probable que haya otros elementos que no estamos identificando en primer momento como algo negativo cuando sí lo son.

Por ejemplo, la sobreinformación sobre la pandemia suele ser un motivo recurrente por el que la gente está sufriendo malestar en silencio. Por ello es muy recomendable desconectar tanto de la televisión como de cualquier otro tipo de información a sólo unos minutos al día. (Recordemos que sí es importante estar informado pero con un límite).

Segundo paso: contar lo que nos pasa

 Una vez hemos identificado los elementos que nos agobian, que pueden ser desde la convivencia al comer demasiado etc, tenemos que comunicarlo a alguien. Un familiar, un amigo, nuestra pareja o nuestro psicólogo. Lo importante es contar el problema, “ventilarlo”, echarlo fuera para que lo sepan. Simplemente con hacer eso nos sentiremos mejor porque nos estamos quitando un problema de encima, al menos hacemos a alguien partícipe en lo que nos pasa y por ello nos sentiremos acompañados y arropados.

Hablarlo ayuda a manejar mejor la situación, además la otra persona te puede dar ideas que ni siquiera se te habían pasado por la cabeza para solucionarlo, especialmente si se trata de una persona experta en estrés o psicología.

Tercer paso: Dejar espacio a actividades de relajación

 Es muy probable que todos hayamos oído hablar de los ejercicios de yoga o fitness que están tan de moda estos días. Lo cierto es que la mayoría cuando empieza con estas técnicas acaban dejándolas por simple abandono. Por ello es imprescindible que las incluyamos dentro de nuestra rutina diaria, quizás no todos los días de la semana pero sí al menos tres. 

Esta relajación nos evitará pensar en problemas ajenos o relacionados con el confinamiento y que pueden derivar en problemas sociales como la agorafobia o el síndrome de la cabaña.

Cuarto paso: Buscar la creatividad

 Muy poca gente se da cuenta de lo importante que es para nuestra psique el mantenernos activos, y una de las mejores maneras es buscar nuestra creatividad. Por ejemplo resolver algunos acertijos de inteligencia. Pero cuando hablamos de creatividad nos referimos a generar ideas y mundos, por ejemplo si siempre hemos querido escribir, es un buen momento para empezar, aunque no sepamos hacerlo bien, el simple hecho de poner nuestros pensamientos en orden nos hará sentir mejor y más productivos, sobre todo si estamos sufriendo de estrés en cuarentena.

 No sólo hace falta escribir, podemos aprender a dibujar como está haciendo multitud de gente. La verdad es que cualquier arte nos permite ser creativos, por ejemplo en el mundo de los videojuegos tenemos gran cantidad de ejemplos, desde el archiconocido MinecraftDreams, un juego que permite crear juegos desde cero sin saber programar.

Lo importante es tener la mente ocupada y si puede ser haciendo ejercicios mentales mucho mejor, y para ello la creatividad es una de las mejores formas de desterrar el estrés en cuarentena para siempre.

Anterior

Por qué la terapia online es el futuro

El Mindfulness y la importancia de la relajación

Siguiente