Cómo cambiar tus hábitos

| |

El ser humano es un animal social y de costumbres” dijo en su día el escritor victoriano Charles Dickens.

Esta frase de Dickens nos viene como anillo al dedo al tema que tratamos hoy. Probablemente has intentado con anterioridad cambiar de hábitos, ya sea para tener un estilo de vida más saludable (dietas, ir al gimnasio), para mejorar tu carrera (aprender idiomas) o simplemente sentirte mejor (programar más citas con amigos, etc). En la mayoría de ocasiones, llevar a cabo un cambio que sea constante requiere mucha fuerza de voluntad y sobre todo esfuerzo psíquico y de planificación para mantenerlo. Pero, ¿Cómo cambiar algo de verdad? ¿Cómo hacer de estos nuevos hábitos una costumbre? Hay varias formas:

Prueba 21 días

Se dice que para crear un nuevo hábito se necesitan unos 21 días, el tiempo suficiente para que, si has sido constante, se cree una rutina. Aunque se trata de una teoría que varía de persona a persona (cada individuo es un mundo y a algunos les cuesta más o menos engancharse a una nueva rutina), vamos a intentar seguir esta idea mezclada con neurociencia: Intenta seguir un mínimo de 21 días tu objetivo; por ejemplo, hacer ejercicio 3 ó 4 veces a la semana. O dejar de fumar. La clave es que te pongas un límite, por eso 21 días parecen idóneos, la idea de un límite es una ayuda psicológica. Nuestro cerebro gestiona mucho mejor la ansiedad cuando cree que esta es finita, puede que al principio te cueste pero pienses que a los 21 días podrás volver a fumar. Lo interesante es que tras esas 3 semanas decidas, es posible que quieras fumar, pero tu hábito habrá decaído y te será mucho más sencillo estar otras semanas sin fumar.. y si no, no pasa nada. Esa es la clave de la neurociencia para llevar a cabo cambios en tu vida, que no te generen ansiedad, sólo te ponen a prueba y tu decides.

Recupera tu niño interior

Otra de las maneras más interesantes de recuperar energía es la de recuperar lo que hacías cuando eras niño, es posible que a priori parezca un poco ridícula, te hará sonreir. Por ejemplo, prueba a hacer alguna manualidad o desempolvar los juguetes de tu infancia, si de pequeño nos gustaba descubrir el mundo a través de nuestra imaginación, ¿por qué no recuperarlo? No estamos sugiriendo que te pongas a jugar con muñecas, sino, por ejemplo, de ponerte a escuchar la música que oías hace veinte años o bien o bien coger los lego o mecano y construir algo que te inspire. La idea detrás de esto es que dejes de sentirte como un adulto y recoger la idea de descubrir el mundo y asombrarnos, con nuevas ilusiones conseguiremos cambiar lo que no nos gusta de nuestro alrededor de manera mucho más sencilla. Te aseguramos que después te sentirás con energías renovadas.

Aprende algo nuevo

Una de las mejores formas de cambiar tu mundo es a través del aprendizaje. Da igual que lo que aprendas sea aquello que siempre habías querido (escribir una novela o tocar un instrumento) o algo completamente nuevo (cocinar cocina coreana por poner un ejemplo), lo importante es sentirte que aprendes y que haces algo que está fuera de tu zona de confort. Además habla con alguien nuevo cada día, aunque seas tímido/a. Los desconocidos tienen el poder de cambiar tu idea del mundo. Cada persona tiene algo nuevo que aportarte y sobre todo, es una historia y experiencias que compartir. Quizás te pueda dar algo de sabiduría con las cosas que ha aprendido y que estén fuera de su entorno de confort.

Apreciar lo que tienes

Puede que este artículo sea para ayudarte a cambiar porque no estés a gusto, sin embargo, es importante que sepas la parte positiva y que aprecies lo que tienes, a veces no tomamos en cuenta lo positivo que tenemos hasta que lo perdemos y la inteligencia emocional no es consciente de ello. Por tanto, es muy importante que te conozcas a ti mismo. Para ello te recomendamos la técnica de las “morning pages“: Escribe tres páginas cada mañana cuando despiertes sobre tus pensamientos; puede que sean sólo ideas, o lo que recuerdas de sueños, o cosas sin sentido, o simplemente frases como “no se me ocurre nada”. La clave está en hacerlo durante unas semanas. Aquellas personas que siguen este método notan como su inteligencia emocional mejora, se conocen mejor a sí mismos y lo que buscan o lo perdidos que están, es por tanto una ayuda imprescindible para combatir la ansiedad y ayudarnos a cambiar si no estamos conformes con nuestro día a día.

Anterior

¿Cómo nos afectan los mensajes subliminales?

¿Será tu media naranja? Por qué debes fiarte de tus instintos

Siguiente

Deja un comentario