Cómo evitar las compras compulsivas

| |

salud-emocional

 Nos ha pasado a todos, un día sales sin ningún objetivo fijo a mirar tiendas y acabas con muchas más compras de las que pensabas. Lo cierto es que a priori nos dan una satisfacción instantánea y estas nuevas adquisiciones nos hacen sentir bien aunque a final de mes nos arrepintamos.¿Por qué se produce y cómo evitarlo?

Se considera una compra impulsiva a todo aquello que adquirimos que no se tenía planificado con anterioridad. Además, los productos que se compran por impulso ya sea porque los vemos en el camino a la caja del supermercado o porque de repente nos parece que necesitamos “eso” por alguna razón, a menudo poco concreta. Pero a menudo incluso compramos cosas simplemente para saciar nuestro “apetito” consumista. Uno de los grandes problemas que presentan estas compras es que obtenemos una sensación de bienestar inmediata que no dura e incluso tras varios días podemos pensar que la compra fue un error o no usar realmente el producto adquirido.

Haz un presupuesto mensual de ahorro

Una de las claves más sencillas para vencer esos impulsos es planificar nuestro dinero, ahorrar una cantidad determinada mes a mes y destinar un tanto por cierto al alquiler/hipoteca, comida y artículos de primera necesidad, ocio y compras impulsivas. ¿Por qué incluimos esta última en la lista? Porque sabemos que podemos caer en la tentación incluso aunque pensemos que no, por ello es mejor planificar una cantidad “x” a imprevistos entre los que se encuentran este tipo de compras.

Meditalo con la almohada

Hay productos que fácilmente podemos comprar impulsivamente sin mayor problema ya que tiene un valor monetario bajo (ejemplo: una tableta de chocolate en el supermercado), otros productos en cambio requieren planificación y hacerlo “impulsivamente” nos puede llevar a un error. Una televisión, un portátil e incluso una película en blu-ray pueden tener un precio lo suficientemente alto como para no adquirirlo sin pensar antes dos cosas. ¿Lo necesitamos? y ¿Realmente lo queremos? Porque admitámoslo, gran parte de estos productos suelen ser pequeños o grandes placeres que en realidad no necesitamos o bien no los usamos los primeros días después de comprarlos, por ello es importante pensarlo con la almohada y si realmente queremos ese producto, al día siguiente seguirá allí mismo.

Evitar ir de compras cuando estés triste

Del mismo modo que no se recomienda ir al supermercado cuando se tiene hambre, no se debe ir triste de compras porque acabarás comprando más de la cuenta. El hecho de agenciarse productos nos hace sentir más alegres o con un objetivo a corto plazo, lo que siempre es positivo, sino fuera porque estos efectos son pasajeros y normalmente para cuando volvemos a casa y nuestra rutina se ha perdido la magia del momento de la compra por lo que no ha servido de mucho.

Hay estudios que demuestran una correlación entre el estado de ánimo en que nos encontramos y las compras que realizamos, por lo que hay que tener cuidado con nuestros gastos cuando esto pasa. En ese sentido, comprar online suele ser una herramienta de doble filo, por un lado puede que hagas más compras compulsivas pero por otro si eres una persona que piensa las cosas antes de hacerlas puedes permitirte un poco de tiempo buscando información sobre el producto y sobre si deberías o no adquirirlo, ver las opiniones de otros, etc.

Usa más dinero en metálico que en tarjeta

En un mundo digital en el que el “cash flow” parece que va camino de la extinción, recomendar usar dinero en metálico puede ser una contradicción, sobre todo teniendo en cuenta las ventajas que conlleva no llevar dinero y sólo tarjeta contigo. Sin embargo, se trata de una acción que puede repercutir muy positivamente si sabes gestionarlo bien. Llevar una cantidad determinada en el bolsillo puede ayudarte a centralizar tus gastos, sobre todo cuando la cantidad va bajando y necesitas parar a pensar si realmente quieres gastar ese dinero. Se trata de una barrera psicológica mucho más física que ver la cuenta corriente de tu banco y sólo por eso merece la pena intentarlo.

Esperamos que estos consejos os sirvan en vuestras futuras compras. ¿Qué os parecen estas ideas?

Anterior

Cómo superar el miedo a hablar en público

¿Qué tipos de aprendizaje existen?

Siguiente

Deja un comentario