Cómo evitar una crisis de pareja en vacaciones

| | ,

 El verano es una época difícil para las relaciones, el tiempo libre, el clima que permite más sociabilidad o el pasar más tiempo juntos puede llegar a quemar algunas relaciones, de hecho septiembre es el mes con mayor índice de divorcios del año. No hay duda que el verano puede no sentar bien a todas las parejas. ¿Cómo evitar estas crisis en vacaciones?

 Lo más importante a tener en cuenta es la comunicación entre ambos. Es el eje de una relación y también una de las primeras muestras de desgaste, por tanto ante un problema con nuestra pareja debemos sustituir los gritos y las malas formas por un tono calmado y seguro, pensar en lo que decimos antes de actuar e intentar no dejarnos llevar por lo que sentimos en ese momento. Una mala comunicación, basada en un discurso acusatorio suele implicar sentimientos de rechazo en el otro que suelen guardarse y acumularse hasta que no se aguanta más, por tanto es muy recomendable no acusar o denigrar.

 Estas discusiones suelen tener más impacto en la relación ya que compartimos más tiempo juntos de lo habitual pero lo peor sin duda es cuando dejáis de discutir para evitar conflictos pero os siguen molestando cosas del otro; simplemente habéis dejado paso a la indiferencia o la frustración de saber que pensar que lo que te molesta no tiene solución, ése es un momento crucial en el que debes replantearte tu relación.

 Una de las primeras estrategias que proponemos es la de organizar el tiempo juntos, no sólo dejar todo a última hora sino planificar de manera conjunta y sobre todo escuchar lo que quiere el otro para poder encontrarse en un punto intermedio e intentar discutir lo menos posible dentro de lo que se pueda. También es importante darnos a cada uno nuestro tiempo sin el otro, es decir, tener al menos algunas horas al día de disfrute personal sin nadie más, esto nos ayudará a nosotros mismos y también a nuestra relación. Si más adelante surge algún problema recuerda que no debes guardarte cosas que realmente te molesten pero sin crear conflicto, evita la impulsividad e intenta solucionar problemas sin echar argumentos a la cara que no tengan conexión con el momento.

Si salís de vacaciones, una vez estéis en el destino es fundamental la comunicación y hacer, en la medida de lo posible, cosas que los dos queráis, también tener una sorpresa preparada ayudará a la otra persona a sentirse cuidada. Además, si podéis viajar a un sitio nuevo aún mejor ya que estaréis descubriendo un lugar a la vez, lo que hará que esa sensación de unión aumente y tengáis que planear en conjunto.

 Si también hay niños de por medio, una buena técnica es intentar encontrar otros miembros de la familia que puedan ocuparse de ellos algunas horas mientras hacéis un plan sólo para vosotros, de esta manera también recuperareis ese tiempo de calidad en pareja que quizás echábais de menos y que ha ido generando conflictos aún sin daros cuenta.

Anterior

Cómo te puede ayudar un psicólogo

Qué es el síndrome del trabajador quemado o burnout

Siguiente

Deja un comentario