Cómo identificar el síndrome de Asperger

| |

 sindrm de aspergr

El neurodesarrollo es uno de los elementos más importantes a la hora de crecer como individuos y sobre todo socialmente. Uno de los trastornos más conocidos y habituales que nos encontramos es el síndrome de Asperger. Se trata de un tipo de trastorno que afecta al desarrollo y hace que el cerebro de una persona con este síndrome se relacione de manera diferente al resto y vea afectada su comunicación tanto verbal como no verbal directamente a su manera de actuar y relacionarse con el mundo. No en vano es un trastorno que se estudia dentro del conjunto de trastornos del espectro del autismo.

 

 Aunque se desconocen las causas que provocan la aparición de este síndrome, tiene relación con el neurodesarrollo que comentábamos y que se produce cuando el cerebro está desarrollándose, entre los 2 y 8 años. Hay que entender que el área del cerebro que se vea afectada indicará el tipo y grado de trastorno, que en muchos casos mostrará un comportamiento similar al de los niños autistas, sin ser necesariamente lo mismo. Hay que tener en cuenta que es la conexión neuronal la que determina en gran medida este grado y por tanto su desarrollo es diferente y ha de seguir unas pautas distintas sobre todo cuando se trata de interacción social.

 

 Una de las características propias de este tipo de autismo es que las personas afectadas captan únicamente el sentido directo y estricto de las frases, por ello es difícil hacer bromas o ser sarcástico ya que no son capaces de determinar el sentido de una broma y toman el significado literal de las frases. En otras palabras; tienen un problema para la abstracción, lo que incide también en una dificultad extra a la hora de expresar sus emociones o ideas y, en general, la interacción con otras personas. Aun así, este hecho no determina una menor inteligencia, por contra, los niños con Asperger suelen presentar una inteligencia superior a la media. 

 

 Otra de las alteraciones más comunes son la corporal y del lenguaje; les cuesta generar una conversación, lo que se malinterpreta en ocasiones como timidez, pueden dar una imagen de estar enfadados o tristes y sin embargo sentirse tranquilos o felices por dentro, por ello es complicado determinar qué les pasa por la mente.

 

 ¿Hay diferencia entre Asperger y el autismo común?

 

 La respuesta es afirmativa. Una de las diferencias clave es la forma de aprendizaje ya que las personas con Asperger tienen déficit de atención y concentración. Además, los niños con Asperger sí muestran una necesidad de interacción social que no se encuentra en los niños con autismo.

 

 El autismo se manifiesta de forma evidente durante los 3 primeros años de vida del niño, sin embargo el Síndrome de Asperger no es tan evidente Los niños con autismo tienen problemas con el lenguaje, sin embargo, los que padecen Asperger tienen un gran vocabulario y hablan perfectamente.

El movimiento los niños con autismo suelen mover las manos como en un aleteo o balancearse, mientras que los niños con Asperger no tienen esos problemas, pero pueden tener falta de coordinación. En ese sentido además del movimiento tenemos que tener en cuenta la sociabilidad ya que las personas autistas no experimentan la necesidad de relacionarse con los demás, en cambio, los niños con Asperger sí que suelen tener ganas de relacionarse y de hacer amigos pero presentan dificultades y a la hora de hacerlo.

Cómo relacionarse con ellos

Aunque parezca mentira, se trata de un tema muy a tener en cuenta ya que mucha gente no sabe cómo debe tratar con personas que sufren este trastorno o cualquiera del espectro autista. Lo más importante es identificar las necesidades específicas de cada niño ya que cada niño es un mundo completamente distinto. No se puede generalizar y aplicar exactamente lo mismo para todos. Es necesario observar y estar al pendiente de las necesidades y fortalezas específicas de cada niño para saber de que manera tratarlo y que estrategias se pueden utilizar según sea su caso y si se puede contar con la ayuda de un supervisor o psicólogo, mucho mejor.

 Motivar e incentivar para que el niño aprenda estrategias y habilidades sociales para comunicarse y que poco a poco pueda aprender a integrarse con sus compañeros. Es necesario conocer los intereses que va manifestando el niño ya que se pueden aprovechar para motivarlo y que de esta manera pueda terminar sus trabajos escolares diarios. Por ejemplo, si muestra mucho interés por los videojuegos, se puede incentivar el juego online en el que se comunique y colabore con otros.

 Lo importante es que sienta que se le trata como alguien normal, no como a alguien con problemas, de manera que su compenetración con otros compañeros sea sencilla y fructífera.

Anterior

¿Por qué el verano es una época de crisis de pareja?

Cómo te puede ayudar un psicólogo

Siguiente

Deja un comentario