Cómo nos afectan los olores

| |

 El olfato es uno de los sentidos más menospreciados, recibimos olores constantemente y sin embargo no prestamos tanta atención a lo que huele en nuestro entorno como lo hacemos con la vista o el oído. Esto es debido, según los expertos, a que hemos dejado de necesitarlo para sobrevivir en nuestro día a día, a diferencia de muchos animales o nuestros ancestros prehistóricos.

  En cualquier caso, los olores nos afectan, y lo hacen de una forma distinta en cada uno de nosotros y es importante conocerlo para aplicarlo en nuestra vida e incluso si tenemos un negocio el ambiente que queremos replicar. Así que queremos responder a la pregunta ¿Cómo nos afectan los olores al cerebro? 

 Lo primero que tenemos que hacer es hablar sobre el sentido del olfato, cuando olemos, esta información viaja por nuestro sistema límbico hasta el hipotálamo, que interpreta lo que olemos y es el que genera impulsos y emociones relacionadas con el olor. Por ejemplo, el olor de las lentejas que hacía tu abuela puede que se te haya quedado sin saberlo como un elemento melancólico y al oler algo parecido sentirás una sensación extraña de nostalgia.

 Es por ello que los olores afectan a nuestro cerebro de una forma diferente en cada uno relacionado con su experiencia y recuerdos, aunque hay un ambiente común para todos ellos. Eso es lo que estudia la aromaterapia, que se encarga de encontrar esos olores que pueden ayudarnos a mejorar nuestra vida.

 Es sabido que algunos olores mejoran nuestro estado de ánimo y de ahí que exista la aromaterapia. Los diseñadores de colonias y perfumes lo saben y por ello emplean I+D en nuevas fórmulas que atraigan a sus sectores primarios, algo similar a feromonas que nos hagan sentir atracción por algo que olemos. 

 Aun así es difícil establecer una relación entre el olor y la atracción ya que es algo muy subjetivo y si nos centramos en la parte científica, las feromonas, lo cierto es que funcionan más a un nivel subconsciente.

 La vida entre olores

 Lo cierto es que los olores nos afectan de maneras muy diversas en las que casi no nos damos cuenta. Mientras que para los perros o gatos el olfato es un instinto tan importante como la vista, a nosotros muchas veces nos pasan desapercibidos muchos olores y de hecho este sentido lo tenemos bastante unido al del gusto, siendo cuando más lo utilizamos a la hora de comer o de valorar lo que vamos a ingerir.

 Pero la repercusión de los olores va mucho más allá de lo que pensamos. En el lugar donde trabajamos, un buen olor o, al menos, un olor neutro, es necesario para  lo productivos que somos.

 Por tanto los olores nos afectan al cerebro y la manera en que actuamos de una manera subconsciente. Por ejemplo un aroma frutal puede provocar que actuemos de manera más enérgica que uno de vainilla, que por lo general es más relajado.

 Hay toda una ciencia que estudia estos efectos sobre el cerebro de los olores. Se trata del neuromarketing es una ciencia que estudia cómo afrontamos todos estos impactos en la psicología de lo que compramos y nos muestra cómo según el tipo de cliente, tenemos que enfocar los olores de una manera u otra y que también se usa en aromaterapia. Precisamente estos son algunos de los ejemplos de lo que según el neuromarketing, sentimos:

Aromas cítricos

Son olores energéticos y potentes, por lo que es importante no abusar de ellos, se pueden usar en empresas que buscan resultados rápidos o que se trabaje de manera estimulante.

Aromas florales

El olor de las flores por lo general nos recuerda a la naturaleza pero también a la limpieza. No es casualidad por ejemplo que la mayoría de suavizantes sean de olor lavanda. Por ello es muy recomendable usarlo en baños, y a nivel empresarial en spas y hoteles.

Madera y cuero

Nos hacen sentir estabilidad y sobre todo sensación de control, se trata de un olor muy particular como el cuero, relacionado con el ocio nocturno o la madera, que se afilia con una sensación positiva de realizar un trabajo. Por tanto si se quiere usar en un establecimiento, mejor que sea alguno relacionado con el mundo adulto.

Aroma de Vainilla

Aunque es una flor, se distingue fácilmente de los otros aromas florales ya que se trata de un aroma particular y muy suave, genera confianza y tranquilidad e incluso evoca la infancia, por eso es el mejor aliado ante cualquier duda sobre qué olor usar en casa.

Anterior

¿Insomnio? Te damos unos consejos para volver a dormir

¿Qué es la anhedonia? síntomas y tratamiento

Siguiente

Deja un comentario