¿Cómo puede una terapia de pareja ayudar a tu relación?

| |

 Puede que lo hayas pensado en algún momento de tu relación, ir a un consejero matrimonial / terapia de pareja cuando la pareja no pasa por su mejor momento. Lo primero que piensas es ¿cómo puede una terapia de pareja ayudar a tu relación? La respuesta no es sencilla ya que parte de la base del reconocimiento que algo falla y que la pareja no está siendo capaz de salir adelante por ella misma pero quieren que la cosa funcione. En cualquier caso la tasa de efectividad de las terapias de pareja superan el 75% de éxito. Y es que el gran problema es que muchas parejas no ven claro en que se van a beneficiar de ello.

Es difícil decir cuáles son los principales problemas a los que se enfrentan las parejas hoy en día ya que cada persona es un mundo y por tanto cada caso es distinto y tiene su propio contexto, por no hablar de la forma en que las personas interactúan entre sí, pasado, familiares y amigos, etc. En ocasiones hay un problema inherente (puede ser una infidelidad, situación laboral de uno de los miembros, puntos de vista distintos que no acaban de entenderse mutuamente sobre diversos temas).

Empezar una terapia de pareja puede no ser siempre fácil pues se trata de “desnudar” una relación en frente a un extraño y la otra mitad puede sentirse fácilmente incómoda en algunos momentos íntimos y eso sin pensar en que quizás esa verdad descubierta genere malestar en la otra parte. Por otro lado, la mayoría de las parejas reconoce que uno de los mayores miedos que tienen de manera individual es que la persona tome parte por uno quitando la razón al otro.

Por qué es importante alguien que escuche la relación desde fuera

Una vez ya estamos en terapia, la gran mayoría de las parejas ven una mejora sustancial de su relación a corto plazo debido en un principio a que se sienten parte de un problema que está siendo solucionado, de forma que reduce el estrés y el miedo a que la cosa termine mal. En esta primera etapa de la terapia el psicólogo es más un observador que busca los orígenes de los problemas prestando igual atención a ambos y, por tanto, buscando la solución.

En la segunda o tercera sesión se han establecido los problemas y por tanto empieza la búsqueda de soluciones guiadas en un principio y que se convertirán en instintivas a las pocas semanas. Se trata de potenciar la empatía de cada uno frente al otro y suavizar las reacciones que molestan. Una parte importante de este momento es aprender a comunicarse y realizar lo mismo de maneras distintas, o bien aprender a recuperar el fuego que se ha perdido si es así. La importancia de sentirse cercanos el uno al otro y la conexión es fundamental en este proceso.

En qué mejora tu relación

Lo bueno de este método es que puede ayudar en cualquier problemática que surja, desde problemas mundanos a otros más complicados. Sobre todo, aprenderás las necesidades de tu pareja y al viceversa, lo que ayudará a mejorar vuestra actividad. Al ser más proactivos se generará un vínculo entre vosotros que había desaparecido, ya que lo que se busca al inciar una terapia de este tipo es mejorar la relación y, si no hay motivación previa, es muy probable que no triunfes. La idea es mejorar los lazos afectivos porque se tiene una meta común que no se quiere romper. También ideas íntimas para llevar a cabo y, por tanto, reforzar las relaciones sexuales.

Además aprenderás resolución de conflictos y herramientas de comunicación social que puedes aplicar a muchos otros aspectos de tu vida. Otro punto clave es que encontrarás los patrones negativos que hacen que la relación haya llegado a este punto y, por tanto, como evitarlos.

Según varios estudios realizados por la American Association of Marriage, las parejas tienen altos niveles de satisfacción una vez han acabado sus sesiones. En este estudio cerca del 98% reconocen haber mejorado ampliamente su relación.

A tener en cuenta

En otros casos más extremos hay parejas que acuden tras un problema de violencia de género, en esos casos lo primero que hay que hacer es siempre llamar al 016, el número de violencia machista del ministerio de sanidad, servicios sociales e igualdad en el que recomendarán cómo actuar en esta materia. Respecto a este tema hay una serie que ha sabido retratar como pocas la violencia de género en el que una de las protagonistas acude a terapia en busca de ayuda, se trata de Big Little Lies, una de las mejores series dramáticas de los últimos años.

Esperamos que este pequeño artículo sobre cómo un consejero matrimonial puede ayudar a tu relación te haya sido útil, si quieres más información sin compromiso por favor contacta con nosotros en info@psytel.es

Anterior

Superar la timidez de forma sencilla

Las palabras pueden cambiar tu cerebro

Siguiente

Deja un comentario