Cómo superar el miedo al fracaso

| | , , , ,

MIED

El ser humano es complejo y lleno de matices y algo tan trivial o mundano como cometer errores o no realizar una tarea como nos gustaría haberla realizado puede llevar a obsesionarnos con el miedo a fracasar.

A pesar de ello, por mucho que creas que ser perfeccionista es algo fundamental sin lo que no podrías vivir, no hay de qué preocuparse, todos tenemos miedo al fracaso en mayor o menor grado. Ése es precisamente el problema puesto que es algo que no podemos evitar absolutamente (al fin y al cabo a todos nos ha pasado) cuando asociamos fracaso con algo imposible de reparar o que no se puede permitir, lo más probable es que nuestro estrés y miedo a no tener éxito aumente y nos estamos perjudicando aún más sin saberlo.

Pero para poder superar nuestros miedos, primero tenemos que conocer qué los causa. En ese sentido, se suelen dar sobre todo dos tipos de situaciones: Por un lado puede que se tenga un alto nivel de exigencia y no nos permitamos errores con uno mismo, lo que nos hace estar mucho más preocupados con los resultados de lo que quizás deberíamos. O bien podría tratarse de un problema relacionado con la autoestima; nos importa mucho la evaluación de los demás, ya sea por motivos sociales o laborales, y esta presión puede hacer mella en nosotros de manera psicológica (estrés, poca concentración, etc) y / o física (temblores, taquicardia, problemas de estómago).

Sea cual sea el origen por el que no queremos fracasar (en el fondo, nadie quiere fracasar en ningún ámbito de la vida), lo importante es la perspectiva que adoptamos respecto a este hecho, es por ello importante recordar que un fracaso puede ser una oportunidad de cara al futuro. Sólo hace falta revisar nuestra propia biografía ¿Cómo hemos llegado donde estamos? Lo cierto es que normalmente todos tenemos un cúmulo de éxitos y fracasos sin los cuales nunca hubiéramos llegado donde estamos, podemos pensar en ejemplos como las razones por las que conocimos nuestra actual pareja; si no hubiésemos ido a esa universidad en particular o hubiésemos dicho que no a ese primer trabajo que nos ofrecieron o incluso si no nos hubiesen despedido de aquel otro, es posible que las circunstancias nunca nos hubieran llevado a conocer a nuestra pareja de la misma manera que es posible que muchos de los recuerdos que adoramos no estuviesen con nosotros.

Por eso es importante destacar que el viaje no es sólo el resultado sino también todo el proceso que nos ha llevado ahí. Como ya hemos comentado en otras ocasiones, en realidad, un fracaso es también una nueva oportunidad, y no es en absoluto una frase vacía porque en realidad fracasar te puede liberar en muchas formas, dar alas a nuevas ideas y experiencias que de otra forma jamás hubiesen sido parte de tu vida, conocer a gente en otros contextos etc. Lo importante es quitar ese miedo al cambio y convertirlo en una oportunidad, una lección que cada uno en mayor o menor medida puede extrapolar a sus propias vivencias.

Cambiar nuestra mentalidad

El paso más importante para superar este miedo es intentar ver las cosas desde otro punto de vista. ¿Es tan importante ese informe que tengo que realizar puntillosamente? ¿qué me aporta revisar cada punto al dedillo?. Son algunos ejemplos que podemos poner en práctica pero sobre todo debemos deshacernos de esa mentalidad tóxica del “blanco o negro”, piensa que si algo no es perfecto al menos te acercaste a que lo fuese, y eso debe ser celebrado como un triunfo, nunca como un fracaso, ni siquiera aunque te hagas creer lo contrario. Este es un paso necesario, darse cuenta de la importancia que tienen estas acciones en la vida de uno mismo y su repercusión más allá, sobre todo a nivel laboral debe ser tenido en cuenta de cara a tener éxito en el futuro. En el fondo debemos preguntarnos sinceramente ¿Qué importa si fracaso? en un sentido amplio, pues puede que conlleve pérdidas monetarias o de relaciones pero eso no significa que se nos cierren las puertas a nuevas oportunidades sino todo lo contrario. Además, las personas que tienen una exigencia exagerada de las cosas suelen tener más problemas relacionales y personales a la larga con lo que es posible que cuando pase el tiempo veamos estos problemas con otros ojos si pudimos deshacernos de ellos a tiempo.

También podemos aprender a ser más resistentes y afrontar los problemas con menos contratiempos,lo que nos llevará a incrementar nuestra confianza, eliminar esas voces que nos dicen que todo va a ir mal y que se alimentan de experiencias pasadas o dejar que nuestros miedos se conviertan en confianza interna.

Otros consejos para superar el miedo al fracaso son el estabilizar el ritmo de vida conforme no sólo a lo que uno quiere sino a lo que necesita para ser feliz, y para ello debemos eliminar cuantas más fuentes de estrés como sea posible, empezando por nuestros propios hábitos.

Anterior

La psicología de las Escape Rooms

Tener más éxito en las tareas depende de cuándo las hagas

Siguiente

Deja un comentario