Cómo superar el “síndrome posvacacional”

| |

 Ya estamos en septiembre, empieza el nuevo curso laboral y ya no nos sentimos igual de optimistas que cuando empezaba el verano, puede que tengamos dolores de cabeza, tensión, nerviosismo o una gran sensación de tristeza que nos invada. Este hecho suele conocerse con el nombre de “síndrome posvacacional”, una apatía que los expertos no terminan de decidir si existe o no ya que se considera únicamente como una dificultad psicológica de adaptación como cualquier otra y que puede durar desde unas pocas horas a un mes, y por supuesto no es ni mucho menos una enfermedad. Lo que queda claro es que después de unas buenas vacaciones muchas veces no estamos preparados para volver a la rutina diaria. Si eres de las/los que se siente así, te ayudamos a sobrellevarlo de la mejor manera posible.

Cubre los huecos de tu día a día

Una de las razones por las que mucha gente se siente decaída al volver de vacaciones es el aglomeramiento de estrés que vuelve, quehaceres diarios y laborales se juntan y es fácil que a primera vista nos maree con demasiadas cosas.

Es por ello que llenar tus momentos con todo tipo de ocio es muy importante, sobre todo intentar realizar si puedes un tipo de ocio distinto que no suelas haber hecho día a día. Es decir, es posible que te aporte más ir a la bolera que ir al cine, por el hecho de ser algo distinto y único, te aportará una sensación distinta. No en vano, cualquier tipo de ocio que te aporte es importante.

Planifica los próximos meses

Aquí hay que entender bien la idea tras esa frase, es posible que las vacaciones hayan terminado, quizás resulte algo exagerado empezar a planificar las siguientes y no en vano, no te pidamos que lo hagas, sin embargo planea una pequeña escapada a algún sitio cercano y divertido, no tienen por qué ser unas vacaciones en sí, solo un fin de semana. O quizás un concierto o evento especial que te haga ilusión. Puede ser un destino cercano y sin mucho interés a priori, la importancia aquí no es pensar en las próximas vacaciones ni estar todo el día pensando en ocio, sino establecer en el futuro un hecho con el que tener cosas que planificar y mantener la ilusión en un punto concreto. De la misma manera que las parejas son más felices cuando tienen planes en futuro, tú mismo/a te sentirás mejor al saber que tienes un plan que mirar cuando estés triste y desterrar el síndrome posvacacional de una vez.

Aprovecha para cambiar lo que no te gusta

Volver de las vacaciones supone un momento excepcional en el que tenemos más energía y sobre todo captamos mejor lo que no nos gusta de nuestra vida diaria, además podemos tomar inspiración de lo que nos ha gustado en nuestras vacaciones para incorporarlo en tu vida y convertirla en una rutina positiva.

Por ejemplo, échate esa siesta bien merecida siempre que puedas como en vacaciones, descubre sitios en los que tomar algo en tu ciudad, sal a hacer excursiones los fines de semana. Pero sobre todo, en tu día a día, cambia aquello que no te da energía y, en definitiva, que dediques algunos minutos de tu día a día a tí mismo, que es también el objetivo de todas las vacaciones, si implementas estos pequeños elementos en tu vida cada día será mucho más interesante.

Esperamos que os haya servido este artículo sobre “síndrome posvacacional”, cuéntanos tus experiencias.

Anterior

¿Cómo nos afectan los colores?

Qué causa la sensación de sentirse observado

Siguiente

Deja un comentario