Cómo tratar con una persona adicta.

| |

Las adicciones son uno de los grandes problemas del siglo XXI, como ya lo fueron en el siglo XX, con la diferencia que la gente cada vez está más concienciada sobre los problemas que pueden acarrear a largo plazo ciertos tipos de sustancias e incluso hay más conciencia sobre los problemas que traen el tabaco o el alcohol y ciertos medicamentos, las drogas más aceptadas socialmente.

En este artículo no vamos a tratar sobre lo que está bien o mal y lo que cada uno hace con su cuerpo, sino cómo ve la sociedad las adicciones y por qué tenemos que cambiar esa visión para ayudar a las personas adictas a recuperarse.

La vergüenza, el principal problema.

La mayoría de expertos en el tema de adicciones reconoce que lo más complicado para las personas adictas es, además de dar el primer paso y reconocer que se tiene un problema, es el de reconocerlo frente a otros, especialmente su entorno y las personas que más pueden ayudar.

Incluso en las personas que se encuentran en recuperación les resulta muy complicado reconocerlo a otros, especialmente los más allegados. Esto se debe sobre todo a la visión social que se tiene de las adicciones, un estigma que sitúa a las personas que están en tratamiento como enfermos e incluso pariahs. La visión social es, por tanto, un muro casi imposible de sortear, ya que como individuos, queramos o no, nos regimos por unas normas casi invisibles que nos hacen “etiquetar” a las personas en torno a su estatus. Lo hacemos a diario sin darnos cuenta; tendemos a tener más confianza por aquellas personas bien vestidas que por ejemplo a alguien que lleve una camiseta de Metallica.

Del mismo modo a la vestimenta, asociamos comportamientos a tipos de personas y su estatus dentro de la sociedad, de modo que una persona con adicciones siempre será vista con mayor negatividad que una que aparente no tener ningún problema. Y por supuesto, dentro de las adicciones, tenemos un espectro enorme que va desde las drogas blandas o bien vistas por la sociedad como el tabaco o el alcohol a verdaderos problemas sociales como la heroína.

Como en el libro y posterior película, Requiem por un sueño, escrito por Hubert Selby Jr en los 60, no sólo vemos a jóvenes tomando drogas, sino a una anciana enganchada a la televisión que toma unas pastillas recetadas por el médico de las que se acaba enganchando. Y aunque esta imagen pueda resultar bastante alejada de la realidad diaria de cada uno, pero lo cierto es que incluso en España, mucha gente está enganchada al lorazepam o tramadol, medicamentos fáciles de conseguir en la seguridad social, con lo que hay que tener cuidado con lo que se medica.

Qué hacen las drogas a tu cuerpo

Por supuesto uno de los grandes problemas es la estigmatización a través de la imagen de uno mismo. Por ejemplo, una persona adicta a la heroína suele presentar la misma imagen (pocos dientes, pelo maltratado y falta de hidratación), esto se debe en gran parte a que la heroína, como otras drogas como el crack, “chupan” el calcio del cuerpo hasta dejar una imagen empequeñecida y rota de uno mismo.

Qué hacer para ayudar a un adicto

Finalmente, si conoces a alguien que sufra de una adicción, te damos una serie de consejos para ayudarles.

-Piensa en los sentimientos de esa persona: Lo primero y más importante es saber reaccionar, no importa una reprimenda y hasta es necesario pero es muy importante no aislar a la persona adicta y saber guardar el secreto, ya que es la persona con el problema la que debe decidir a quién contárselo. Así que lo primero que debes hacer es ponerte en el lugar de esa persona e intentar sentir como él / ella.

-Buscar ayuda, piensa que las drogas anulan la capacidad de decisión así que intenta ayudar, la adicción es en realidad una enfermedad crónica así que trátalo como tal. Por ejemplo, una gran ayuda es acudir a Proyectohombre.es, que se ocupan de asesoramiento y tratamiento de las drogadicciones. También la FAD puede ayudar.

-Tratar a la otra persona con normalidad y alejarla en la medida de lo posible del entorno que está habituado al consumo de drogas. Este paso es uno de los más complicados pero más necesarios, ya que muy probablemente la persona ha normalizado su visión de las drogas y no las ve como un problema o las ve como algo normal. No se trata de alejarlo de sus amigos, pero su recuperación será más sencilla si está en un entorno ajeno a drogas.

-Apoyo psicológico: Otro paso importante es apoyar en todo lo necesario a esa persona o bien, si se ve difícil de llevar, intentar que vea a un psicólogo o persona experta en estos temas, o bien en grupos de discusión con lo que entablar empatías con personas que están pasando por lo mismo.

Anterior

¿Qué es la autoestima y cómo mejorarla?

Los trabajos con mayor índice de depresión

Siguiente

Deja un comentario