Sobrellevar la cuesta de enero sin morir en el intento

| |

 Otro año que empieza, y otra cuesta de enero que superar. El final de cada año siempre deja las tarjetas de crédito echando humos y los bolsillos casi vacíos, entre fiestas, regalos, comidas con los familiares y amigos, desplazamientos etc. Por unas razones o por otras las navidades suelen ser uno de los momentos en que más dinero desembolsamos. Desde Psytel queremos ayudarte a sobrellevarlo con una serie de consejos prácticos:

1.Recupérate a ti mism@

El cansancio de las ansiadas fiestas se junta con el síndrome postvacacional, aunque sólo hayan sido unos días de fiesta, el ambiente festivo nos hace entrar en un estado de ánimo de descanso y olvidarnos de los problemas laborales y sociales del día a día. Si sufres cansancio y apatía además de somnolencia, es muy probable que aunque no lo notes, tengas síntomas del llamado sindrome postnavideño, lo primero es al menos un día antes de empezar a trabajar para preparar lo que tienes que hacer y los objetivos de manera progresiva (obviamente no es realista preparar algo a corto plazo tras un periodo de vacaciones). Además, intenta ir llevando a cabo alguna de las propuestas de año nuevo, especialmente las que te hagan más ilusión, es importante que recuperes la rutina con nuevos quehaceres que llenen tu vida. Por tanto, si es un momento frustrante para ti no es muy realista intentar dejar de fumar, ya que tu estado de ánimo ya es bastante malo como para añadirte una restricción de ese tipo. La idea base es seguir haciendo lo que hacías con un objetivo que te haga tener ilusión. (ahorrar para un viaje en verano, etc).

2.Planifica tus gastos

Aunque es una tarea aburrida y no te apetezca hacerla mes a mes sí recomendamos que en enero te plantees una estrategia a seguir, calcula todo lo que tienes que pagar, especialmente este mes e intenta estructurar tu vida aunque sólo sea por tiempo limitado a un presupuesto límite. Si después de tus deudas tienes sólo 250 euros para disfrutar calcula del siguiente modo: el 60% debería ir a alimentación y transporte, es lo básico que necesitarás a lo largo del mes. el otro 40% lo vamos a dividir entre un 20% para ocio y otro 20% como ahorro / urgencias. La idea detrás es que somos animales sociales y necesitamos entretenimiento y cosas que hacer fuera de nuestra rutina, ir al cine, salir por la noche o comer fuera. Intenta dedicar más tiempo al ocio hogareño con la familia (juegos de mesa, películas, etc) y salir al menos una vez al mes con ese dinero dedicado al ocio. El 20% final no se trata exactamente de ahorro en el sentido estricto (muchas personas no podrán debido a la gran cantidad de gastos del mes anterior) sino de una “hucha” de urgencia, es decir, si se nos va el presupuesto asignado de las manos al menos podremos tocar ese 20% restante de final de mes , aunque sólo sean 50 euros, de manera que podamos aguantar unos días sin meternos en tarjetas de crédito.

3.No estés sól@

Uno de los mayores problemas de la cuesta de enero es la sensación de soledad, tras unas fechas (normalmente) plagadas de reuniones y citas volvemos a la normalidad en uno de los meses con menor actividad laboral del año, si a esto le unimos que enero es además uno de los meses con menos luz es bastante lógico que la melancolía u otros síntomas depresivos hagan su acto de presencia. Para evitarlo no te quedes sólo/a, si tienes familia organiza cosas en conjunto, se pueden hacer desde cenas en casa low cost a salidas a las afueras de tu ciudad sin apenas gastos o simplemente invitar a tus amigos a casa a charlar, tomar algo o ver un programa de televisión juntos de manera semanal (algo muy habitual en Estados Unidos que no estaría mal exportar). La idea es no estar sólo la mayor parte del tiempo, recuerda que de vez en cuando es bueno también tener tiempo para tí mismo pero si tienes algún síntoma como los descritos más arriba no lo dudes y planificate cada semana junto a las personas que quieres.

4.Las rebajas de enero, tu peor enemigo

Enero es un mes en que se gasta poco y las empresas lo saben, después del gasto navideño la gente suele elegir este mes para empezar a ahorrar. Ante esta situación, las tiendas y empresas sacan sus mejores precios como algo limitado, utilizan nuestro sistema de recompensa sensorial como su mejor aliado, frases como “oportunidad única” o “últimas unidades a este precio” generarán un conflicto en tu sistema cognitivo, estas frases están hechas para que pienses que si no lo compras en el momento, perderás tu oportunidad, La llamada “neuroeconomía” se encarga de estudiar este fenómeno. El conflicto sensorial entre lo que te dice la razón y lo que dicen tus emociones está servido. Si a esto le unimos a que todo el mundo parece estar esperando a las rebajas para adquirir ciertos productos nos “obligarán” de una forma social a tenerlas en cuenta, es el llamado “efecto manada”. ¿Cómo alejarnos de estos efectos? Teniendo en cuenta que están por todas partes, ya sea en los medios de comunicación o la calle, es casi imposible escapar. Según la base de la neuroeconomía, nuestra baza se encuentra en controlar nuestra satisfacción, uno de los “brain-hacks” que comentábamos hace tiempo puede ayudarte, la regla de los 10 minutos enfocada a las rebajas, pensar en que sea cual sea el producto que quieras, lo vas a adquirir pero no ahora, sino el mes que viene o en dos meses, de tal forma que lo decidas de esa manera, pasado el tiempo puedes adquirirlo o no, aunque la idea es tener claro que sí que lo harás, ya lo decidirás en su momento, pero al menos no sufrirás ahora por no poder darte ese capricho. Decir que no a veces es positivo, no sólo para ti sino para tus más queridos.

Anterior

Cómo conseguir que surja el amor en 30 minutos

Nuevas formas de amar

Siguiente

Deja un comentario