Por qué cumplir 40 es mejor de lo que piensas

| |

Hace unas semanas hablábamos sobre la crisis de los 30 y 40, por qué nuestra mente cambia junto a nuestro cuerpo y empezamos a sentir una extraña paz interior, pues nos sentimos más cómodos con el mundo. Por contra, también es una edad en la que empezamos a ver claramente las consecuencias del envejecimiento y cómo estamos cambiando, lo que puede producir ansiedad y cierto sentimiento de derrota que ya hemos tratado anteriormente.

Hoy en cambio vamos a ver todos los cambios positivos que se producen al cumplir esta edad. La principal razón es que en lugar de verlo como una crisis existencial, hay muchos datos para verlo como una celebración.

Desde los 20 hasta los 40 hay veinte años de maduración en los que nos estabilizamos, entendiendo mejor el mundo y la sociedad que nos rodea y sobre todo madurando los pensamientos e ideas que vemos como válidas. Por ejemplo, uno de los pensamientos más recurrentes, sobre todo en personas solteras, es que no merece la pena buscar el amor y te sientes lo suficientemente seguro/a contigo mismo/a como para meter a alguien en tu vida, además que todo el proceso es demasiado largo como para molestarte. Lo cierto es que, si lo piensas, todas las relaciones que has tenido en el pasado te han llevado a convertirte en lo que eres hoy en día. En psicología, las relaciones nos afectan de dos maneras ya que siempre estamos recibiendo feedback también sobre nosotros mismos, nos descubren cosas que no sabíamos sobre nosotros y nos obligan a actuar de manera diferente a la habitual. Los 40 es la edad perfecta para intimar, ya que uno conoce bien su cuerpo y tiene la suficiente experiencia para saber hacer disfrutar al otro, es por ello que la tasa de éxito en las relaciones suele ser más alta, ya que somos personas más seguras, que no necesitan ni buscan la aprobación del otro, sino que estamos en la fase más estable de nuestra vida y hay que aprovecharla.

Otro de los factores claves al cumplir esta edad es la seguridad frente a la auto crítica; sabes como eres y cómo te ven mucho mejor que hace diez años y sobre todo, sabes utilizar tu instinto, conoces mejor que nadie lo que te gusta y lo que no, y esto es clave sobre todo en tu futuro profesional; tus corazonadas respecto a cómo te ves dentro de unos años son mucho más acertadas, por eso una de los mejores consejos que te pueden dar a partir de ahora es confiar en lo que te dice el corazón, tienes la experiencia suficiente para saber si ese nuevo empleo es adecuado para ti o si debes empezar a cambiar tus hábitos de vida por unos más saludables como ir al gimnasio o dedicar más tiempo a tus hijos si los tienes.

A la hora de salir a tomar algo o pasar tiempo con tus amigos, sueles salir de fiesta mucho menos, lo cual no es en absoluto malo, de hecho, aprenderás que cuando sales, aunque a priori no te apetezca, te lo pasarás mejor que antes, además ya controlas el alcohol y tu cuerpo con lo que aunque las resacas suelen ser más duras que hace veinte años, también sabes cómo evitar acabar tan mal como para vomitar en el baño al llegar a casa.

Otro de los problemas habituales de esta edad es la crisis de pareja, si llevas tiempo con la misma persona, es posible que empieces a ver síntomas de cansancio. La falta de comunicación es una de las causas más típicas, aunque como individuos se suele creer que es la falta de autoestima y la no suficiente atención de tu pareja, lo cierto es que suele ser más un problema de ambos. La solución se encuentra en hacer más actividades en conjunto como salir a cenar, viajes etc. Lo más seguro es que sea la rutina lo que esté matando esa relación, junto a la indiferencia o el actuar de manera defensiva.

Por otro lado, uno de los puntos más negativos de esta edad es el deterioro físico, ya no te ves como hace una década, a pesar de ser una persona mucho más responsable y con los pies en la tierra, mucha gente no es capaz de ver como algo positivo los cambios físicos que vienen con la edad. Las canas o la piel arrugada no tiene por qué ser un problema, sino todo lo contrario, las personas de más éxito lo tienen a partir de los 40. De hecho, se considera como poco habitual el éxito de personalidades como Mark Zuckerberg o Bill Gates, que amasaron sus fortunas siendo veinteañeros.

Además, haciendo ejercicio semanalmente y realizando actividades que te gusten o que se acerquen a tus hobbies harán que te sientas mucho más vivo que nunca, y es que en realidad estás mucho más cerca que nunca de la persona que realmente soñaste ser, y eso es el mejor regalo que te puedes hacer al cumplir 40. 

 Así que no te quejes de cumplir años y, al contrario, celebralo con los que más quieres ya sea en casa o en algún lugar pero siempre con una perspectiva optimista y realista.

Anterior

¿Por qué la gente queda atrapada por las sectas?

Señales que pueden predecir divorcios

Siguiente

Deja un comentario