Unos documentales a reivindicar por su psicología

| |

peliculas documentales 

La psicología siempre ha sido una ciencia a la que el mundo del cine ha prestado especial atención. Estudia el comportamiento y sentimientos del ser humano, tiene un interés global y si nos paramos a pensarlo, la psicología de los personajes de ficción es lo que mueve la trama de todas las películas de la historia del cine. En ese sentido, hay un género en particular que podemos considerar fundamental a la hora de entender esta ciencia; se trata del documental y más concretamente las “películas documentales” que se diferencian de los documentales en sí porque siguen una historia o la recrean en lugar de realizar un ensayo o hablar sobre una tipología, algo destinado a los documentales “sui generis”.

 Hoy os hemos traído una serie de documentales que ponen énfasis en la perspectiva del comportamiento, es decir, que busca entender las razones que llevan a las personas a comportarse de tal manera. 

 The act of Killing (Joshua Oppenheimer, 2012)

 Sin duda uno de los documentales más escalofriantes y reflexivos de la historia. Trata sobre el genocidio indonesio acaecido entre 1965-66 en el que más de un millón de personas fueron asesinadas. El director de este documental ofrece a los asesinos que cuenten la historia de cómo fueron las matanzas, sin embargo, les da todos los medios para que sean ellos mismos quienes cuenten cómo pasó.

 La originalidad de la propuesta se mueve en un tono pesadillesco cuando estos autores de las matanzas recrean sus asesinatos como si fuesen estrellas del cine, al fin y al cabo eran grandes aficionados al cine, ya que solían vender entradas en el mercado negro, por lo que utilizaron escenas de sus películas favoritas para recrear escenas de interrogatorios, torturas y asesinatos. Rodando guiones en los que son los protagonistas de una de gangsters, westerns o incluso un musical. Ellos se interpretan a sí mismos y a sus víctimas en un terrible viaje en el que vemos la banalización de sus crímenes y la impunidad y corrupción con la que siguen viviendo a día de hoy. En definitiva, se ven a sí mismos con una idea completamente diferente a cómo les ve el resto del mundo, lo que lleva a una serie de reflexiones introspectivas que sobre todo tienen que ver con la psicología del asesino en un entorno en el que encuentra justificadas sus acciones.

La tierra es plana (Daniel J. Clark, 2018)

 Aunque parezca una broma, aún hay gente que piensa que la tierra es plana. De hecho hay toda una sociedad de conspiranoicos en Estados Unidos que creen firmemente que nos llevan engañando durante siglos. Sin embargo, más allá de lo fácil que resulta desmontar estas teorías, lo que busca este documental es acercarse a este grupo de (generalmente) inadaptados que encuentran en un objetivo común algo con lo que involucrarse y pertenecer a un grupo, que les lleva a convencerse y satisfacer sus creencias desoyendo todo lo que no se ajusta a ellas.

 Se trata, por tanto, sobre un documental sobre las teorías de la conspiración y su razón sociológica, cómo algunos individuos intentan alcanzar la pertenencia a un grupo mediante la negación de las creencias sociales establecidas. También es interesante su reflexión sobre la visión particular que cada uno tenemos del mundo y los intentos de imponerla ante los demás.

 Wild wild country (Maclain y Chapman Way, Netflix, 2017)

 Una serie documental que hace dos años revolucionó las redes. Se trata de la historia real de Bhagwan y sus seguidores, una secta conocida como los Rajneeshes que construyeron su propio pueblo en el estado de Oregon y llegaron a tener sus propias leyes a principios de los 80. Pero más allá de la típica comunidad hippie, las luchas de poder, el extraño hermetismo de su líder y su secretaria así como casos de envenenamiento, intentos de asesinato y drogas construyen una historia rocambolesca y real que nos habla del poder de las sectas en la mente de aquellos que se dejan llevar por ellas además de una poderosa reflexión sobre el odio y el engaño embutido en un ambiente pseudoreligioso.

Mi hijo bipolar (Discovery H&H, 2013)

Este documental habla sobre la crianza y convivencia con jóvenes con trastorno bipolar. Niños con cambios intensos de estado de ánimo y comportamientos extremos. A veces se sienten muy felices y “animados” y son mucho más activos que de costumbre, y a veces se sienten muy tristes y “deprimidos” y son mucho menos activos que de costumbre. 

 La enfermedad puede hacer que a un niño le resulte difícil desempeñarse bien en la escuela o llevarse bien con sus amigos y familiares. Los niños y adolescentes que sufren del trastorno bipolar deben recibir tratamiento. Con ayuda pueden mejorar y llevar vidas exitosas.

 Paris is burning (Jennie Livingston, 1991)

 ¿Es posible ser fiel a quien uno es aunque la sociedad te de la espalda? Una pregunta que se hacían miles de personas durante décadas, cuando la homosexualidad y transexualidad estaba altamente estigmatizada, a partir de los 70 y sobre todo durante los 80 y 90 surgieron los ballroom en Nueva York, lugares en los que la comunidad gay creaba un microuniverso con sus propias estrellas, familias y personajes famosos a los que adorar alejados de la cultura popular dominante. Fue un estallido de contracultura a reivindicar y este documental, al igual que la reciente serie “Pose”, son un homenaje a este colectivo, que además de luchar contra los prejuicios también luchó contra la explosión de VIH y ser considerados como “personas de segunda”.

Anterior

Qué es el síndrome del trabajador quemado o burnout

Cómo tratar a una persona con trastorno obsesivo compulsivo

Siguiente

Deja un comentario