¿Qué es el dolor psíquico?

| | ,

Noa dolor psiquico

Hace unos pocos días nos enteramos de la triste noticia de Noa Pothoven, la joven holandesa que sufría depresión desde que fuese violada en repetidas ocasiones y que puso fin a su vida con tan sólo 17 años. Sufría una dolencia que el público general desconoce y cuyas personas que lo sufren piensan que es insoportable. Había solicitado la eutanasia en su país de origen pero se la denegaron al ser menor de edad y otros aspectos legales asociados. Hoy vamos a centrarnos en conocer en qué consiste el dolor psíquico.

Se trata de un dolor de tipo emocional, no tangible, el sujeto que lo padece lo lleva en su interior y es muy difícil de exteriorizar, puesto que en la mayor parte de los casos ni siquiera se entiende la causa, especialmente en personas jóvenes. Puede tener o no un origen traumático o basado en la experiencia, pero una de las características generales es el funcionamiento del juicio sobre sí mismo. Aquí es donde es fundamental determinar el origen del problema y ver si la persona se deja ayudar pero hay una cuestión que sigue latente, ¿Hasta qué punto el dolor psíquico es comparable al físico? No hay una respuesta concreta para esta pregunta pero los últimos estudios afirman que hay líneas comunes en ambas ya que reflejan malestar una a través del dolor físico y la otra a través de emociones negativas o de conducta sedentaria con tendencia a la depresión y convergen en cierto punto. En otras palabras; una persona deshecha por el dolor psíquico tiene su correlación física.

Según la OMS (Organización Mundial de la Salud), cerca de un 20% de la población mundial sufre algún tipo de alteración relacionada con las funciones psíquicas, esto puede ir desde leves depresiones, ansiedad o fobias comunes a problemas más complejos y difíciles de solucionar. Por desgracia esta cifra es difícil de medir ya que se desconoce el número concreto de personas que acude a tratarse, lo que sí podemos afirmar es que la gran mayoría consigue mejorar gracias a un tratamiento personalizado.

En ese sentido, el caso de la joven holandesa presenta a su vez muchas connotaciones morales que dependen de cada uno, aunque con la extrañeza de tratarse de una persona tan joven. No olvidemos que hay pacientes que genéticamente son más propensos a la depresión crónica que otros, es una enfermedad del sistema nervioso central, donde los signos característicos son tristeza persistente por más de dos semanas y pérdida por la capacidad de sentir placer con las cosas que lo dan. El gran problema es que al tratarse de una enfermedad crónica, se ha de seguir un tratamiento a largo plazo y en ocasiones de por vida, por lo que hay que estar pendiente que el paciente no tire la toalla.

Este dolor emocional puede venir dado por diversos sucesos de la biografía de la persona, pero también puede deberse como hemos visto a un problema genético. También existen casos en los que un problema puntual puede desencadenar este malestar y otros en los que la propia persona desconoce las causas, y es que el dolor psíquico es difícil de definir ya que afecta de un modo concreto a cada persona.

Consejos para tratar el dolor psíquico

Como hemos comentado, cada persona afronta el dolor a su manera teniendo en cuenta su entorno, relaciones sociales, estado anímico, empatía etc. Aun así, podemos seguir una serie de pautas para intentar ayudar a la persona que está pasando por esos momentos. Lo principal y más importante es intentar que acuda a un especialista, los psicólogos pueden tratar cualquier tipo de problema relacionado con las emociones o la psique.

Lo primero si se está sufriendo es reconocer el dolor que se tiene. No se puede dejar pasar como una etapa que “ya se irá” sino que hay que plantarle cara a la vida, mirarla a la cara y enfrentarse a nuestra situación, es la mejor manera de empezar a mejorar, muchos pacientes no son capaces de reconocer este dolor y se toman la vida como un camino repleto de sufrimiento de manera estoica, por eso es importante saber que la situación puede cambiar con la ayuda de un experto. La clave está por tanto en afrontar la realidad.

Otro aspecto fundamental es el amor propio. Hay una frase que dice “si no te amas a tí mismo, ¿cómo vas a querer a nadie?” y se refiere a que nuestra visión del mundo cambia conforme nos sentimos, si nos sentimos mal con nosotros, va a ser complicado encontrar a alguien en quien confiar, entregarse o amar, por tanto debemos superar la forma en que sentimos a través de ejercicios y sensaciones guiadas por alguien experto como un psicólogo. Es muy probable que los demás no entiendan el por qué nos sentimos de una forma determinada, la incomprensión es una de las más afecciones más comunes a las que nos enfrentamos cuando tenemos algún problema que no sabemos explicar a los demás los motivos de nuestro duelo. Este es el caso con el que se encontró la joven holandesa de la que hablamos, ya que con su edad era mucho más difícil que la gente empatizase con ella debido a su juventud, probablemente se encontraría con muchos conocidos y familiares que la intentasen dar ánimos relacionados con ello, pero por dentro no conseguirán gran cosa. Lo mejor es seguir tratando a la persona con normalidad como si nada hubiese cambiado.

Finalmente, Puede que el dolor emocional sea fruto de un problema grave, como el trastorno de estrés postraumático. Por ello, puede que tu o una persona que conozcas necesite acudir a un psicólogo para que guíe y ayude a salir de esta situación. Pero recuerda que lo más importante es que quieres superarlo, la fuerza de voluntad ayuda más de lo que muchas personas creen.

En Psytel podemos ayudar a cualquiera que tenga estas dolencias, podemos ayudarte a encontrar tu mejor tú.

Anterior

¿Por qué algunas personas son más influyentes que otras?

¿Por qué el verano es una época de crisis de pareja?

Siguiente

Deja un comentario