EFECTO DE LA DIETA EN EL ESTADO DE ÁNIMO

| |

La Calidad de Vida es un concepto cercano y popular, que el individuo entiende intuitivamente como definitorio de un determinado nivel de bienestar, que puede considerarse equivalente, o no, al grado de felicidad personal.

 

En Europa, la mayoría de las principales causas de muerte corresponden a enfermedades crónicas relacionadas directamente con la falta de cambio de conductas asociadas al estilo de vida, que el propio individuo puede llegar a controlar. Las conductas que representan un peligro para la conservación de la salud se consideran factores de riesgo. Dos de los principales, con mayor influencia negativa en las patologías crónicas, son el sedentarismo y la alimentación inadecuada.

Las personas físicamente activas disfrutan de una mayor calidad de vida

De forma intuitiva, todos hemos relacionado en algún momento nuestro estado de ánimo con nuestra dieta.  La ansiedad antes de comer, o la alegría tras un tentempié no son por casualidad. Los investigadores médicos están estudiando los efectos de las elecciones alimenticias sobre el estado de ánimo y la salud mental que han mostrado resultados variados. Esto se llama a veces la conexión “alimentos-estado de ánimo”, no sustituye a un tratamiento profesional para los problemas de salud mental como la depresión.

¿QUÉ NUTRIENTES PUEDEN CONTRIBUIR CON LA BUENA SALUD MENTAL?

Las limitadas evidencias sugieren que determinados nutrientes pueden contribuir con el bienestar emocional. Todos estos nutrientes son parte de una dieta equilibrada. Es probable que una nutrición apropiada lo haga sentir mejor física y emocionalmente.

  • TRIPTÓFANO

Es un componente de las proteínas y es necesario para la producción de serotonina, también llamada hormona del humor. Esta hormona actúa como neurotransmisor que regula el estado de ánimo. Esta sustancia también determina nuestros ciclos de sueño y de vigilia. Las personas que tienen depresión, por lo general, tienen un bajo nivel de serotonina. Los estudios han examinado el uso del triptófano para tratar la depresión, pero no hay suficiente evidencia científica para recomendar su uso.

Alimentos ricos en triptófano: huevos, lácteos, pescados, carnes, legumbres (soja), frutos secos, frutas (plátano, piña, aguacate).

 

 

  • ÁCIDOS GRASOS ESENCIALES

Forman parte de las células del cerebro y son fundamentales para el desarrollo y funcionamiento del sistema nervioso.

Están presentes en el aceite de semillas, frutos secos, germen de cereales, aguacate, cereales integrales, soja y germen de trigo.

Los ácidos grasos omega-3 se encuentran en los pescados y mariscos, como el salmón, el arenque, las sardinas y la caballa. También pueden encontrarse en las semillas de lino, el aceite de semillas de lino y las nueces.

  • GLUCOSA, LA GASOLINA DEL CEREBRO

La principal fuente de energía del cerebro es la glucosa. Para conseguir un nivel de glucosa constante en sangre debemos consumir con la frecuencia adecuada (cada 3 ó 4 horas) alimentos ricos en hidratos de carbono como arroz, pasta, legumbre ó patata. Una hipoglucemia mantenida puede ser la causa del nerviosismo, la irritabilidad ó el cansancio.

  • MAGNESIO

Es un nutriente que ayuda al cuerpo a producir energía. También ayuda a que los músculos, las arterias y el corazón funcionen de forma adecuada. Algunos investigadores están estudiando si los pacientes que toman magnesio adicional se recuperan con mayor rapidez de la depresión.

El magnesio puede encontrarse en alimentos como las verduras de hojas verdes, las nueces y los aguacates.

·         HIERRO

Participa en la síntesis de neurotransmisores. Por ello, el déficit de este nutriente se relaciona con menor capacidad de concentración, de atención y de memoria.

Alimentos ricos en hierro: almejas, berberechos y similares, levadura, morcilla, vísceras (hígado, riñón), germen de trigo, foie gras, carnes (sobre todo de caballo), pescados, legumbres, frutos secos o cereales integrales.

  • VITAMINAS DEL GRUPO B

Las vitaminas del grupo B son las que más influyen en el buen funcionamiento del cerebro y del sistema nervioso en su conjunto. Participan en las reacciones de obtención de energía, especialmente la B1; la B3 es esencial para el equilibrio psíquico; la B5 interviene en la síntesis de hormonas del estrés. La B6 y B12 intervienen en la síntesis de neurotransmisores, junto con el zinc y el magnesio. La B9 (ácido fólico) y B12 desempeñan un papel importante en el metabolismo (el ritmo de los procesos del cuerpo) y en la producción de células sanguíneas. También están relacionados con unas sustancias químicas que se llaman dopamina y noradrenalina. En muchos casos, las personas que están deprimidas no tienen cantidad suficiente de estas sustancias químicas. Aumentar los niveles de B9 y B12 de una persona puede aumentar su respuesta a los medicamentos que tratan la depresión.

Alimentos ricos en vitaminas grupo B: cereales integrales, levadura de cerveza, germen de trigo, legumbres, frutos secos, etc.

La B12 está en la carne, huevos, productos lácteos, pescado, mariscos, y también en el miso, polen, espirulina y algas marinas.

OTROS NUTRIENTES Y FACTORES QUE AFECTAN AL EQUILIBRIO PSÍQUICO

  • ALIMENTOS ESTRESANTES

La cafeína, el , las bebidas de cola, el cacao y el chocolate contienen sustancias estimulantes del sistema nervioso central y pueden causar agitación y nerviosismo si se ingieren en grandes cantidades.

El ginseng también es un potente excitante y se añade a ciertas bebidas estimulantes o se consume como complemento.

Es importante saber que el alcohol altera al sistema nervioso ya que es un tóxico para las células del cerebro.

El uso continuado de sustancias estimulantes puede producir desgaste nervioso, agotamiento y falta de adaptación al estrés.

  • CUANDO SE COME DEMASIADO POCO

Es muy típico que se experimente un estado de apatía, o irritabilidad cuando se realiza una dieta demasiado restrictiva. Esto no sólo se produce por el hecho de estar en una fase de control  de la alimentación, sino que el evitar ciertos productos que en otras circunstancias se consumirían, puede provocar frustración o ansiedad.

También se produce este cambio por la falta de algunos nutrientes que influyen en el correcto funcionamiento de nuestro sistema nervioso. Una alimentación desequilibrada puede producir carencias específicas de vitaminas o minerales que se manifiestan mediante síntomas o sensaciones como apatía, desgana, irritabilidad, nerviosismo, cansancio, falta de atención, fallos de memoria, de concentración e incluso depresión. Por ello es recomendable el manejo de dietas equilibradas, para que las ingestas mínimas recomendadas de estos nutrientes sean respetadas.

CONCLUSIÓN

Los dos pilares fundamentales de un buen estado de salud son la nutrición y el equilibrio psíquico. Ambos están directamente relacionados y el desequilibrio en alguno de ellos afectará negativamente al otro.  Una dieta balanceada que aporte todos los nutrientes nos va a permitir gozar de una óptima salud mental y felicidad. Los  dos  principales factores que intervienen en el estado de salud de la persona son las características genéticas y el estilo de vida. La mayor parte de las enfermedades tienen una base genética, pero el estilo de vida del individuo es el factor que determina qué patología puede desarrollar en el transcurso de los años.

descarga

El ejercicio físico aumenta el bienestar psicológico y mejora nuestro estado de ánimo,  refuerza  la autoestima, genera autoconfianza y aumenta de control en uno mismo. Es importante promover la práctica de actividad física y deportiva en todas las edades, ya que implica cambios positivos en el bienestar personal, inmediatamente después de haber hecho algún tipo de deporte.  Está comprobado que reduce problemas de ansiedad y depresiones. La actividad física y el deporte son sinónimo de salud, expresa valores de vida, alegría, deseo de progreso, de libertad, y de movimiento, de compartir, de sociabilizar, todos estos aspectos son de enriquecimiento tanto personal como grupal.

Por lo tanto, en el ámbito psicológico para todas las personas es fundamental el ejercicio físico.

 Maria Celemín

Nutricionista de Psytel

Anterior

LLEGAN LOS 40 Y LAS CRISIS DE PAREJA … MIDLIFE CRISIS

Casados a primera vista. Se inician los conflictos…

Siguiente

Deja un comentario