El poder del tacto en psicología

| | ,

Sin ningún lugar a dudas, el primer preceptor que tenemos con la realidad es el tacto, aquello que tocamos nos transmite sensaciones y supone el primer indicador para cómo vemos la realidad, numerosos filósofos han hablado sobre el poder del tacto a lo largo de la historia pero ¿qué hay de importante a nivel psicológico?

No hay duda que uno de los momentos más importantes de los bebés es el del abrazo, en muchas ocasiones berrinches ocasionales son solventados con el calor de un abrazo. Según los expertos, esta importancia del tacto es fundamental en el desarrollo del bebé y cómo crecerá, se estima que aquellos que han recibido más cariño “tactil” cuando son jóvenes tienden a llevar una vida con menor ansiedad y temor. Aunque también es fundamental destacar que una cosa es el cariño y la protección y otra la sobreprotección, ya que, como casi todo en la vida, un exceso puede llevar a todo lo contrario y generar ansiedad social.

Es por tanto que el tacto es algo inherente al ser humano desde pequeño y primordial a la hora de desarrollar seguridad personal así como la confianza en uno mismo y los demás o el control de las emociones para así obtener un crecimiento favorable e indoloro socialmente. Muchas madres están optando por dormir con sus bebés abrazados y sin duda no es en absoluto nada malo o al menos los estudios realizados indican a priori lo contrario.

Pero más allá de las primeras etapas de nuestra vida, el tacto forma parte de nuestro comportamiento no verbal y también cómo nos comportamos determina cómo somos en nuestro interior, y es que de la misma manera que podemos dar afecto y amor, podemos abusar de otros a través de este sentido.

Trastornos del tacto

Quizás no tan conocido como otros trastornos en sentidos como la vista o el olfato, en el tacto también existen las distorsiones o síndromes. Las más habituales son una especie de dislexia aplicada al tacto, es decir, sentir superficies blandas como duras y al contrario, también síntomas secundarios como fiebre o alteramiento de otros sentidos son habituales en este tipo de trastorno.

Algunos tipos de trastornos:

Analgesia: La ausencia de dolor, es un problema principalmente neuronal pero muy peligrosa ya que lleva al que lo sufre al no sentir estímulos y el umbral del dolor desaparece, pudiendo llegar incluso a la amputación de algún miembro sin sentir dolor.

Anafia: Supone la incapacidad de percibir estímulos táctiles, por tanto no estamos hablando de sentir dolor o no, sino que los estímulos sobre la piel no son sentidos por el sujeto.

Hiperestesia: De forma contraria a las anteriores, la hiperestesia provoca un aumento de las sensaciones en una intensidad que pueden hacer que estímulos simples y poco fuertes se conviertan en insoportables.

También la agnosia es importante, se trata de una incapacidad innata para poder reconocer e identificar las informaciones que llegan a través de los sentidos, especialmente la vista pero que tienen una base en el tacto ya que en muchas ocasiones los pacientes obtienen la información que no pueden ver a través del tacto y también está deformado.

Por tanto el poder del tacto en la psicología es un sentido fundamental a tener en cuenta en el día a día y, más allá de los trastornos que hemos visto, supone una parte fundamental de nuestras vidas.

Anterior

¿Qué pasa por tu cerebro cuando estás deprimido?

¿Se puede perdonar a una persona infiel?

Siguiente

2 comentarios en “El poder del tacto en psicología”

  1. Buenos días, les saludo desde Guatemala, soy un estudiante de psicología clínica y en una clase de mi universidad debo hacer una tarea respecto al sentido del tacto, y un tema que debo abordar es “síntomas psicológicos del sentido del tacto”, pero no se a que se refiere lo anterior, podrían ustedes ayudarme.

Deja un comentario