En el día del singles te recomendamos 30 frases infalibables para “ligar”.

| |

La palabra “ligar” está en boca de todos, pero… ¿qué significa realmente ligar? Ligar no es solo
plantarte delante una chica o un chico y entablar conversación, sino que van implícitas una
serie de estrategias tanto verbales como no verbales, ya sean miradas, gestos, palabras
agradables… No solo es importante lo que decimos, sino también el cómo lo decimos.
Sabemos que ligar no es una tarea fácil, por lo que aquí os dejamos una serie de
recomendaciones verbales y no verbales que podéis usar en esos momentos:

RECOMENDACIONES NO VERBALES
– Mira a los ojos a la otra persona.
– Escúchala con atención.
– Utiliza un tono de voz cálido, agradable.
– Adopta una postura de confianza y seguridad.
– Sé expresivo facialmente.

RECOMENDACIONES VERBALES
1. No sé bien si soy tu tipo pero, ¿por qué no nos damos una oportunidad para
averiguarlo?
2. ¿Podrías prestarme un diccionario? Es que al verte me he quedado sin palabras.
3. No pierdas el tiempo buscando a tu media naranja, aquí estoy.
4. Disculpa, ¿por casualidad no tendrás algún amigo en común que pueda presentarnos?
5. Oye, tienes algo en la cara. ¿Qué? La sonrisa más bonita que he visto en mi vida.
6. Disculpa, ¿te llamas google? Es que en ti encuentro todo lo que busco.
7. ¿Acaba de salir el sol o me has sonreído?
8. En todas partes te oigo, en todas partes te miro, no estás en todas partes pero te llevo
conmigo.
9. Hola, quería presentarme porque me ha gustado tu…
10. Hola, te he visto y no he podido evitar tener que presentarme, ¿cómo te llamas?
11. Me encantan tus ojos, me gustaría volver a verlos alguna vez.
12. Me encanta la canción que está sonando, ¿sabes de quién es? (para cuando estés en
un local con música, así hay un tema para iniciar conversación)
13. He visto que me estabas mirando y… creo que sentimos lo mismo.
14. ¿Dónde puedo encontrar una cafetería por aquí?, ¿me acompañas?
15. Sé que no me conoces por eso vengo a presentarme.
16. Parece mentira que haya tardado (edad) años en conocerte.
17. Desde que has entrado en este sitio no he podido dejar de mirarte, podríamos intentar
conocernos.
18. Mirándote choqué contra la pared y me hice daño. Necesito tu nombre y tu teléfono
para lo del seguro.
19. He perdido mi número de teléfono, ¿me das el tuyo?
20. Iba a decirte que me gustas pero la verdad es que me encantas.
21. ¿Crees en el amor a primera vista o vuelvo a pasar?
22. Soy nuevo/a en este chat, ¿todos aquí suelen ser tan agradables como tú?

23. Hola, ¿me puedo sentar aquí un rato contigo mientras espero?
24. Perdona, ¿yo te conozco verdad?… Bueno en realidad no nos conocemos, pero quería
encontrar una excusa para poder hablar contigo.
25. Hola, ¿me puedes dar tu número de teléfono?
26. Perdona he notado que me estabas mirando… ¿puede haber algo más? noto una
conexión entre nosotros.
27. ¡Me encantan tus ojos! Me gustaría volver a verlos otra vez…
28. ¿Estás cansado/a? -No, ¿por qué? -¡Por qué llevas toda la noche dando vueltas por mi
cabeza!
29. ¿Te apetecería ir a algún lugar más tranquilo para conocernos?
30. ¿Qué tres cosas aprecias más en una persona?

 

No obstante, también es importante saber cómo aplicar frases como éstas a situaciones reales
en las que queramos acercarnos a alguien que nos atrae. Evidentemente no es lo mismo ligar
con una compañera de trabajo en la máquina del café, que estar de fiesta, o incluso en el
andén mientras llega el tren; pero en cualquier caso, todo atrevido a atrevida, con las palabras
apropiadas, puede ocasionar el primer acercamiento y arrancar, ¿por qué no?, una risa del
oyente. Así, os dejamos también algunos ejemplos de posibles situaciones en las que podéis
tener la oportunidad de ligar con alguien que os ha llamado la atención, y algunas estrategias
que podríais usar para desenvolveros con éxito.

 

– Estas en el ascensor y coincides con esa compañera que tienes “fichada” de las planta
sexta. Se cierran las puertas y como es usual, la chica aprovecha para mirar el móvil.
¿Qué tal algo así como…? “Estamos todo el día con el móvil, porque, piénsalo, tú y yo
estamos solos, aquí y ahora, y podríamos aprovechar para hablar no se… del tiempo,
de cómo te llamas y de si aceptas un café a la salida del trabajo.

– Estas en un local de fiesta y te gusta el camarero. Seguro que está acostumbrado a que
le intenten seducir y no creemos que se escandalice ya por nada, así que saca la
artillería pesada y como aquella que va a pedir una copa dile: “Me pones…”. El
camarero te preguntará que el qué. Y tú con una gran sonrisa contesta “Nada,
simplemente eso, que me pones”.

– Te acercas a ella (o él) mientras esperáis el metro y le dices: “Hola, podría buscar la
típica escusa de que no se llegar a un lugar, pero llevo varios días observándote y lo
único que quiero es conocerte mejor”. Simple y directo.

– Mientras esperas en la parada del autobús una chica sale del portal con la bolsa de la
basura. Te acercas, coges la bolsa, y: “Lo siento, tengo que ayudarte, las chicas sexys
no sacan la basura.”

– Ves a un chico o chica que te gusta: “Perdona, ¿puedes decirme la hora?, es que mi
reloj se ha parado al verte.

– “Estoy haciendo una gincana y la siguiente prueba es conseguir el teléfono de la
chica más sexy del local, “¿Me das el tuyo?”.

– “Perdona ¿me invitas a un café en la máquina?, es que se me ha caído el mío al
verte.

– Ves al chico o chica que te gusta y con entusiasmo: “¡Por fin ha llegado el pedido!, es
que te encargué a medida para mí y ya estás aquí”.

– “¿Tienes fuego?” Tanto si te ofrece, como si no, dile: “La verdad es que no fumo, pero
no sabía que decirte para que te fijases en mi”.

– Y otra frase sería, “Perdona pero soy un clásico, necesito conocer a tu padre porque
creo que voy a pedirle tu mano ¡ya!”.

Dicho esto, lo cierto es que es complicado iniciar una conversación con una persona que no
conocemos y con la que desconocemos si tenemos o no puntos es común. Sin embargo, con
educación, humor y algo de picardía, y sobre todo, adaptándose a las circunstancias, es posible
romper el hielo y salir ileso del intento.

Anterior

Cómo afecta el otoño a nuestras relaciones de pareja

¿Eres una persona egocéntrica?

Siguiente

Deja un comentario