¿En que se diferencia la Captotrofilia de Selfitis?

| |

 

¿Te haces muchas fotos?

 ¿Te miras demasiado  al espejo?

 ¿ Soy narcisita o tengo una baja autoestima?

¿Qué sucede cuando este comportamiento de mirarse compulsivamente en cualquier reflejo ocupa gran parte de nuestro tiempo?

 

Todos nos miramos al espejo al salir de casa, para comprobar que nuestro físico es aceptable, o llevamos bien el pelo, el maquillaje, la corbata… pero cuando además de vernos en el espejo, también ¿necesitamos hacernos fotos para comprobar nuestro físico y menospreciar nuestro aspecto?

Esto es lo que denominamos como un Captotrofilia, un trastorno que nos impulsa a buscar nuestra imagen reflejada en una fotografía o en un espejo, para luego encontrar un defecto que corregir, las imperfecciones que sólo la persona percibe, las cuales van cambiando de una parte del cuerpo a otra.

foto

Lejos queda del narcisismo, que buscan reafirmar la propia belleza, y  tampoco se puede confundir con las personas que sufren selfitis, que se hacen fotos de un modo constante con el objetivo de subirlas a las redes sociales en busca de la aprobación de los demás, como una forma de compensar la baja autoestima y el vacio interior.

 

La captotrofilia está más cerca de dismorfofobia, de hecho suele ser un trastorno que cubre o es la antesala de otro más grave, como puede ser una anorexia nerviosa, (preocupación excesiva por la delgadez), la tanorexia, (es la adicción al bronceado), vigorexia, (preocupación por tener el cuerpo perfectamente musculado) o el trastorno de distrofia o dismorfofobia corporal, ( donde tienen una percepción equivocada de su imagen, llegando a operarse varias veces, y siempre están insatisfechas con su imagen, ya que realmente no es un defecto físico, sino un problema de origen mental).

 

Las personas que padecen captotrofilia, se diferencian de los selfitis, porque raramente publicarán una fotografía de ellos mismos, son tan exigentes, tan perfeccionistas, que su imagen distorsionada, les genera tanta ansiedad, por no llegar a cumplir su ansiosa utopía de perfeccionismo, que están insatisfechos permanentemente, no se sienten orgullososos de su  imagen y por lo tanto, publicarán alguna imagen de un paisaje, animal o avatar para identificarse en las redes sociales.

¿Y si lo observamos en otra persona? ¿Qué podemos hacer?

Es difícil identificar a personas que les sucede este trastorno, pero si en algún momento alguien conocido lo sufre, buscar el momento adecuado para mostrar nuestra preocupación, intentar hacerles ver lo que les sucede sin juzgarles, y dándoles apoyo, para que puedan pedir ayuda psicológica, porque es una disfunción tratable y solucionable, al que van a dedicar menos tiempo que el que les roba la obsesión. La terapia psicológica es eficaz para solventar obsesiones y adicciones, como la captotrofilia.

Anterior

De Buena Ley. Telecinco. Silvia Sanz colabora como psicóloga

¿NOS EXCITA LO MISMO? 4 DIFERENCIAS ENTRE SEXOS

Siguiente

Deja un comentario