¿Eres una persona egocéntrica?

| |

 Todos tenemos ciertos rasgos narcisistas. Cada uno de nosotros tiene su propia forma de ver el mundo condicionada por quienes somos. En ese sentido, quererse a uno mismo es uno de los elementos más importantes de cara a desarrollar una conducta beneficiosa para nosotros mismos, sin embargo, cuando nuestras manifestaciones conductuales muestran poca empatía y tienen como única finalidad nuestro propio beneficio nuestros actos pueden tener connotaciones negativas para nuestro entorno. 

 Una de las técnicas más recurrentes de las personas narcisistas es la ansiedad. Su forma de ver el mundo se sostiene en la imagen de que está por encima de la media, aunque en general no necesita de muchos toques de atención para sentirse bien, sí que necesita mantener el estatus. Es por ello que, laboralmente, suelen ser personas competidoras y que necesitan destruir la confianza de otros para subir o mantenerse en su escalada social. Pueden tener dependiendo del nivel de narcisismo, ese toque de Bully o abusón de colegio como forma de protección a sí mismo, ya que creen que quitando a otros de en medio seguirán estando por encima. No se trata de eliminar competidores, cualquiera puede ser objeto de un abuso ya que lo que prima es la sensación de pertenencia al grupo de élite, el que es más fuerte que el resto.

Por tanto, ¿Eres una persona egocéntrica y narcisista? Te ayudamos a descubrirlo. 

Rasgos comunes de las personas egocéntricas

Exceso de autoestima:

La autoestima es un rasgo muy beneficioso, genera confianza en uno mismo, nos ayuda a afrontar problemas con mayor seguridad y nos ofrece un amor propio que nos ayudará a ser más felices. El exceso de autoestima en cambio puede llevarnos a una sensación irreal de confianza, a creer que estamos por encima de los demás, afectando negativamente a nuestras acciones futuras. Además una autoconfianza artificial puede llevar a tener una imagen poco realista de cómo nos ven los demás y cómo funciona el mundo en que nos rodea.

 No hace falta más que pensar en los grandes empresarios o gente con poder, que piensa que generalmente piensa que el mundo se doblega a sus deseos debido precisamente a una alta autoestima generada en esos casos por elementos externos como dominio de su empresa etc.

Poca empatía:

 Como comentábamos más arriba, la carencia de empatía es una de las características genéricas de toda persona narcisista. Pensar que los demás están por debajo de uno es en general una medida de seguridad para sentirnos mejor con nosotros mismos y reforzar nuestra confianza de manera muy negativa ya que incidiremos en acciones incorrectas y pensamientos segregacionistas que nos llevarán a tratar a los demás de manera incorrecta incluso cuando hablamos de intentar conseguir beneficio de ellos.

Envidia y sensibilidad a la crítica

 Todos somos capaces de mejorar. No existe nadie que sea perfecto en todos los campos, sin embargo si nos sentimos normalmente ofendidos por las críticas puede que suframos bien de poca autoestima o bien de un exceso de esta, ya que no entendemos las razones de estas críticas. 

 En ese sentido la envidia y comparación con los demás suele ser un elemento diario en personas narcisistas, son incapaces de aceptar el éxito de otros y les preocupa sentirse valorado como mejor que el resto.

Exceso de autoconfianza

 Este apartado tiene mucho que ver con el primero pues la autoestima suele ir unida a la confianza en uno mismo. Las personas narcisistas son menos conscientes de sus limitaciones, lo que les acaba pasando factura en ciertos ámbitos de la vida. Suelen no tener gran interés en los demás, no valoran los esfuerzos de los demás para hacerles sentir bien sino que sienten que es su obligación. De esta manera, será más habitual que recuerden los errores de los demás que sus puntos buenos.

Anterior

En el día del singles te recomendamos 30 frases infalibables para “ligar”.

Los celos en la infancia y como gestionarlos adecuadamente

Siguiente

Deja un comentario