La adicción al móvil en los jóvenes

| | ,

Últimos estudios aseguran que la adicción al móvil puede llegar a generar tantos problemas como el de otras adicciones problemáticas más arraigadas en el pensamiento popular como la de los opiáceos o el juego. Los grupos de riesgo son especialmente vulnerables ante su uso ya que, especialmente los nativos digitales (aquellos que han nacido con las pantallas del móvil como algo integrado desde pequeños) ven la realidad con una necesidad objetiva aprendida de usar el móvil continuamente. ¿Cuáles son las causas y qué podemos hacer?

 

Las causas que genera la adicción al móvil son innumerables, ya que se tratan de unos dispositivos con los que incluso nos relacionamos socialmente, por ello dependerá de cada uno. Sin embargo, sí que podemos establecer que las personas que presentan un problema de adicción no han desarrollado un completo control de sus impulsos. Aceptan el móvil como un símbolo que los diferencia de los demás, como antiguamente podrían ser las marcas de ropa o los juguetes. Además, la falta de privacidad y las campañas de publicidad que se integran en cualquier aplicación del dispositivo hacen que las personas sean más vulnerables a sus efectos.

 

 En cierto modo y desde un punto de vista sociológico, es hasta natural que la adicción a los móviles sea una tendencia en nuestra sociedad. Al fin y al cabo se han convertido en micro ordenadores que hacen todo por nosotros. Podemos usarlo desde para comprar online a medir nuestra salud de sueño. Casi cualquier cosa es posible desde nuestro teléfono, por ello es muy fácil no parar de usarlo.

 

Los problemas que generan son habituales, el uso intensivo del teléfono móvil en jóvenes y adolescentes está asociado a un bajo rendimiento o fracaso escolar, el consumo de nicotina y de alcohol.

 

De la misma forma, está relacionado con variables psicológicas como la baja autoestima, la depresión, ansiedad, insomnio y estrés y con variables de la personalidad tal que extraversión, baja afabilidad. Desde un punto de vista tradicional, la falta de sociabilidad física puede tener como origen un exceso de sociabilidad digital en redes sociales etc.

 Al mismo tiempo la impulsividad, la disforia, la intolerancia a estímulos displacenteros, la búsqueda exagerada de emociones fuertes, el aislamiento social, la inmadurez y la inadaptación social o familiar aumentan la vulnerabilidad psicológica ante las adicciones.

 

 En el caso de ser un menor, la formación de los padres es importante ya que deben conocer el fenómeno y tomar cartas en el asunto si es necesario pero sobre todo verlo de una manera objetiva y sin que salten las alarmas si no deben saltar.

 Por otro lado, el tratamiento psicológico está dirigido a modificar los hábitos compulsivos relacionados con el uso del móvil. Al tratarse de comportamientos que resultan necesarios en algún momento de la vida diaria, la finalidad de la terapia, más que lograr la abstinencia, consiste en aprender a controlar el uso del móvil y a poner en marcha estrategias que ayuden a afrontar con éxito las situaciones de riesgo.

 

Anterior

¿Qué hace que la gente se vuelva intolerante?

Algunas técnicas de relajación ante un ataque de pánico

Siguiente

Deja un comentario