La normalización de la identidad sexual

| |

 Hace 40 años en Madrid se producía la primera manifestación del orgullo gay en el que homosexuales, transexuales y personas que no se identificaban con el género binario pedían por primera vez en nuestro país igualdad de derechos (recordemos que por entonces Ley de Rehabilitación y Peligrosidad Social, una actualización de la de vagos y maleantes que dictaba como ilegal tener relaciones homosexuales). Hoy en día parece un tema zanjado, ya que la mayoría de la sociedad ve la homosexualidad como un hecho natural, sin embargo, siguen habiendo trabas en la normalización total de la identidad sexual. Os contamos porqué.

 Aunque muchas personas dicen que en nuestro país gracias a las leyes LGTBI ya se tienen los mismos derechos y que no hay nada más que reivindicar lo cierto es que a pesar de las leyes, la normalidad está más lejos de lo que parece de ser una realidad. Por ejemplo en Madrid la policía registró una agresión homófoba al día sólo en la ciudad, que es considerada a nivel mundial una de las más abiertas con el colectivo. Del mismo modo, el año pasado se produjeron agresiones de mujeres por sus parejas, en este caso lesbianas, sin embargo estas mujeres no están amparadas por la ley de violencia de género ya que sus agresoras no son hombres, por tanto las víctimas quedan desamparadas en un limbo legal en el que se consideran sólo agresión.

Lo cierto es que en comparación con el resto del mundo, España está considerada como uno de los países en el que mejor y con más normalidad se ve la homosexualidad según IGLA, la principal asociación LGTBI a nivel internacional, nuestro país se encuentra desde hace más de una década siempre en el top 3 de países. Sin embargo queda mucho camino por recorrer en nuestro país, sobre todo en cuanto a la visibilización del colectivo transexual, uno de los lemas de este año del orgullo en Madrid. Precisamente estos días Angela Ponce hacía historia al ser la primera mujer transexual en convertirse en la representante de un país (en este caso España) como representante en Miss Universo, todo un logro.

Por desgracia a nivel internacional la situación es mucho peor, incluso dentro de Europa occidental hay muchos países en los que socialmente la identidad sexual no está considerada como una realidad, sino que se sigue viendo como una enfermedad, a pesar que la OMS (Organización mundial de la salud) la sacase de sus listas hace casi 30 años.      

 Por ejemplo, ayer el presidente de Turquía Erdogan prohibía cualquier manifestación del orgullo gay después de años con problemas de seguridad en las que los manifestantes eran agredidos, algo similar a lo que lleva ocurriendo desde hace años en Rusia y en otros países se sigue condenando con la pena de muerte cualquier acto homosexual o de reivindicación de identidad sexual.

La importancia de la normalización de la identidad sexual va más allá de la protección a un colectivo minoritario. Sexualmente hay una gran cantidad de gente que siente curiosidad por probar nuevas experiencias, y es que hay varios estudios que remarcan que la sexualidad es mucho más compleja a cómo la organizamos en “heterosexual”, “homosexual”, “bisexual” y “pansexual”, al parecer cada persona se encuentra dentro de un espectro mucho más amplio y difícil de determinar, ya que la sexualidad es algo intangible y del que cada persona debe aprender a conocerse.

La diversidad existente es tan enorme que muchas personas ni siquiera saben que existe. Es por ejemplo la diferencia entre transexualidad e intersex; la primera es en la que una persona presenta unos rasgos sexuales de hombre o mujer pero que no se identifican con lo que son en realidad mientras que intersex presenta ambos sexos o combinaciones de cromosomas.

En cualquier caso gracias a que esta semana se celebra en nuestro país el orgullo gay con la manifestación estatal en la capital, Madrid (la semana pasada tuvo lugar en varias ciudades) se puede seguir reivindicando una realidad por la que aún muchas personas siguen encerradas hoy en día en todo el mundo.

Anterior

Tener ansiedad en vacaciones

¿Conoces el movimiento Slow?

Siguiente

Deja un comentario