Lo que tu cerebro puede recordar de tu infancia

| |

Nuestra memoria deja huellas a lo largo de los años, momentos vividos que podemos acceder de nuevo. Precisamente es en nuestra infancia cuando nuestro sistema cognitivo está más alerta, funcionando al 100% para captar e intentar entender la realidad que nos rodea y nos resulta extraña. Por tanto la capacidad de recuerdos que atesoramos en esos años es mucho mayor de lo que la gente imagina, siendo muy frecuente que vuelvan durante la tercera edad después de decenas de años sin recordarlos sin embargo lo que tu cerebro puede recordar de tu infancia probablemente sea mínimo, te explicamos por qué.

Tan sólo una pequeña cantidad de adultos tienen la capacidad de recordar cosas de cuando tenían menos de 4 años y, según algunos estudios realizados, parecen ser alrededor de los 7 años cuando los recuerdos empiezan a desvanecerse, un fenómeno conocido como “Amnesia infantil”; esto no significa que todos los recuerdos desaparezcan ni mucho menos, pero empiezan a resultar borrosos y más difíciles de acceder, algo que sucede a la mayoría de personas, la incapacidad de recordar nada previamente a los 3 o 4 años.

Un ejemplo claro lo encontramos en aquellas personas que durante sus primeros años de vida estuvieron expuestas a entornos bilingues para luego adoptar sólo uno (como niños chinos adoptados en países occidentales), según un estudio llevado a cabo en Canadá, el patrón de activación cerebral de aquellos niños chinos adoptados y dejaron su idioma atrás son muy similares a los que siguieron hablando chino, lo que nos dice que aunque conscientemente no sean capaces de entender el idioma, su sistema neurológico sí que lo hace y del mismo modo su estructura cognitiva parece ser diferente de, por ejemplo, los niños que sólo hablaban francés.

¿Son por tanto estos recuerdos reprimidos similares a los de personas que han sufrido traumas? De algún modo, siguen en el cerebro ocultos, lo que Freud llamaba recuerdo encubridor, es decir, un recuerdo de sensaciones que encubren nuestro recuerdo cognitivo a través de sensaciones.

Esto nos lleva a refutar que durante nuestra infancia nuestro sistema no guarda recuerdos a largo plazo debido, en mayor medida, a la enorme cantidad de nuevos estímulos que aparecen para luego normalizarse y que suprimen a su vez los recuerdos primarios que nuestro cerebro, inconscientemente, sabe que ya no necesitamos para nuestra supervivencia, por eso el tema del lenguaje es tan importante a la hora de hablar de estos recuerdos ya que suponen conocimientos aprendidos y no necesarios, como la gran mayoría de recuerdos en los primeros años de infancia.

Pero además hay que entender que el cerebro se está desarrollando continuamente durante los primeros años y el área cerebral que controla los recuerdos guarda lo importante pero no lo episódico (que serían momentos cruciales, como un día jugando con otro niño en el parque). Se crean tantas conexiones nuevas que algunas se pierden debido a la necesidad de desfragmentación que nuestro cerebro presenta, como cuando realizamos tareas de mantenimiento al ordenador para que vaya más rápido y borramos información duplicada o sin interés. Hay que añadir a todo esto que el lenguaje es primordial a la hora de cómo vemos y entendemos el mundo, de la misma manera que nos ayudan a recordar y que los propios recuerdos se establezcan.

Por tanto antes del lenguaje podemos decir que nuestros recuerdos estarían más basados en instintos y sensaciones, que son guardados para nuestra supervivencia y no de una manera racional ni de “historia” como sí que hacemos a partir, sobre todo, de los 7 años. Sin embargo, nuestro cerebro descarta experiencias previas al entendimiento de las mismas por tanto lo que puede recordar de tu infancia es muy limitado.

La parte de nuestro cerebro que gestiona todo esto es el hipocampo, y está muy poco desarrollado en bebés y niños muy jóvenes, por tanto eso también explicaría la necesidad de purga de cosas que el sistema considera innecesarias.

Y para vosotros ¿cuál es el primer recuerdos que tenéis?

Anterior

Por qué trabajar de noche es malo para tu salud

Cómo afecta tu smartphone a tu cerebro

Siguiente

3 comentarios en “Lo que tu cerebro puede recordar de tu infancia”

  1. Desde siempre, y sigue siendo así a fecha de hoy, recuerdo con mucha nitidez, SENSACIONES de la infancia,(que no eventos específicos) relacionadas con una inmensa paz y tranquilidad. Y estas sensaciones me vienen en ocasiones de repente, sin buscarlas. Tan sólo quería de algún modo dejar constancia de esta maravilla de la naturaleza, ya que por lo general es difícil de entender. Yo mismo no acabo de entenderlo, pero es impresionante.

    • Gracias por tu comentario Joaquin, es mas frecuente de lo que crees,y que puedas compartirlo ayudará a muchas personas, disfruta de estas sensaciones de inmensa paz y tranquilidad, porque al final nuestros recuerdos son lo que somos. Feliz dia!

  2. he guardado muchos recuerdos gratos de mi infancia y niñez, mi papá es psiquiatra y se admiraba de las cosas que recuerdo desde antes de cumplir dos años; considero que es la suma de mis vivencias y al mismo tiempo de los que mis padres me contaban. lo que a papá le llamaba la atención es que describo la casa de mis tíos donde me quedé por un tiempo desde el año y diez meses hasta los 2 años 4 meses y la recorro con la mente, recuerdo detalles que los veo enormes como por ejemplo que tenían un camarote de 3 pisos y era de dos, y que había un lorito y fue solo un perico
    gracias a tanto recuerdo pude escribir un libro de relatos, soy soñadora y deseaba hacer muchas como por ejemplo actuar y nunca me elegían, entonces llegaba a casa y decía voy a ser´un enanito de blanca nieves, me enviaban vestida al colegio y terminaba siendo el 8vo enano.
    creo que el deseo y la imaginación caminaron a mi lado siempre, la verdad que no me abandona esa forma de ser.

Deja un comentario