Lo que tu foto de perfil dice de tu personalidad

| |

Las redes sociales se han convertido en un paradigma de la realidad, cada vez más y más gente se une a esta representación virtual de la sociedad en sus diferentes formas. La mayoría de ellas son como “puertas virtuales” en las que estamos representados, pero ¿qué es lo que nuestra foto de perfil dice de tu personalidad?

Gracias a la semiótica podemos analizar las distintas claves a tener en cuenta en cuanto a significados que denotamos incluso sin darnos cuenta al establecer (o no) una foto de perfil. Y reincido en el “o no”, ya que aunque no pongamos una fotografía nuestra sino de un objeto o incluso solo negro ya estamos denotando sentidos a los que vean nuestro perfil (por lo general una persona que no le gusta compartir su privacidad o que no se siente cómoda mostrándose a los demás) Pero hay mucho más:

Fotos de nosotros:

La forma de la foto denota cómo quieres que te vean los demás. Es decir, puede ser una foto de tipo corporativo o bien divertida, todo depende del uso que le quieras dar a la red social; normalmente la gente tiene contactos del trabajo y prefiere una foto relativamente formal por este motivo. Si sonreímos denotamos ser una persona alegre, aunque dependiendo de la sonrisa y la mirada sabrán si somos extrovertidos o introvertidos. Además si miramos directamente a cámara estamos más interesados en mostrar una imagen sin miedo a la crítica mientras que por otro lado si miramos a otro lugar lo que nos interesa es resaltar nuestro físico y además estamos incorporando un significado extra y es que no estamos interesados en las personas, sino que, literalmente nuestra atención la captan otras cosas.

No olvidemos que una de las cosas que más promueven las redes sociales es el culto al propio yo y son, en el fondo, pequeños laboratorios de nuestro propio narcisismo, por tanto siempre intentaremos mostrar nuestro mejor yo.

-Fotos de cosas:

Seguro que muchos de tus contactos tienen como foto de perfil un objeto o algo relativamente extraño, normalmente son personas que en su vida diaria les gusta jugar a lo inesperado y creativas, también son personas generalmente algo inseguras y algunas pueden llegar a estar obsesionadas con la privacidad, motivo por el que prefieren enseñar cosas que no sean ellos mismos.

-Selfies:

Otra categoría importante es la de los selfies y similares, son fotos que hacemos para darnos importancia, generar envidia etc, el problema viene dado en que normalmente son fotos improvisadas en las que el color y la saturación nos puede jugar malas pasadas y denotar una sensación sombría o de superficialidad de nosotros que no queremos dar.

 -Imágenes impolutas:

En un intento de mostrar nuestro yo como perfecto podemos cometer el error de crear una imagen demasiado perfecta y acabar creando el efecto contrario en el espectador, las fotos demasiado perfectas tienden a verse como falseadas y dan sensación de que estamos ocultando algún defecto de personalidad por eso es importante dejar algo de hueco a la improvisación en cuanto a la composición. En este tipo de imágenes se suele repetir la de una sonrisa y un cuerpo con los brazos cruzados, una imagen corporativa por excelencia, sin embargo, denota arrogancia por todos lados: por un lado intentamos resaltar que somos divertidos y agradables con nuestra sonrisa pero el cruce de brazos nos representa como personas con ideas cerradas, con poco margen a las ideas de los demás, literalmente cerradas en sí mismas, por eso se recomienda no hacerse fotos con los brazos cruzados.

-Con personas queridas:

Otro tipo de fotos de perfil son aquellas en las que salimos con alguien querido. Obviamente nuestro objetivo es mostrar nuestro afecto por la otra persona con lo que normalmente será nuestra pareja, o algún amigo o familiar especial. Lo que denota este tipo de imágenes es la de personas agradables y sociables, que no esconden sus sentimientos ni tienen miedo a lo que piensen los demás.

¿Te ha gustado el artículo? cuéntanos ¿cómo es tu foto de perfil?

Anterior

Cómo reforzar tu relación en las vacaciones

Cómo superar tu miedo a volar

Siguiente

Deja un comentario