¿Por qué es mejor invertir en experiencias que en cosas?

| |

 Muchas veces nos hemos visto ante una situación difícil a la hora de invertir nuestro dinero. ¿comprarnos algo nuevo como por ejemplo ropa o un ordenador o hacer ese viaje que siempre estamos postergando? La respuesta es difícil y depende de cada uno pero sin duda, hay una respuesta clara en lo que una u otra decisión afectará a tu sique. Según la gran mayoría de estudios referentes a este tema, invertir en experiencias (ya sean vacaciones, ir a un evento, excursiones etc) tienen un beneficio mucho más positivo, nos generan emociones positivas y son incuantificables. Vemos por qué.

1.La vida son recuerdos

Una apreciación importante a la hora de enfrentarse a este dilema es la depreciación del valor de las cosas. Es decir, tener el último modelo de un móvil o el nuevo vestido de temporada nos da gratificación y nos hace sentir bien, sin embargo en apenas unas semanas ese valor va cayendo en picado, algo que no sucede a la hora de valorar las experiencias ya que estas se basan más en tus recuerdos y los sentimientos asociados a ellos, como por ejemplo, la inigualable experiencia que obtuviste al hacer parapente por primera vez o la puesta de sol junto al mar, montar a caballo o  momentos más sencillos y aparentemente rutinarios como el explorar el sitio de vacaciones o ir a comprar al supermercado al lado de tu casa de vacaciones. Son momentos que aunque no tengan un significado especial, despiertan algo en nosotros, una sensación de estar vivos y placentera, o al menos mucho más placentera que recordar meses después el momento de la compra de tu nuevo iPhone. Por eso en días como hoy en los que algunas compañías como Amazon con su prime day lanzan precios con descuentos especiales es importante pensar primero en lo que realmente nos hace felices.

2.Romper hábitos

No es necesario que la experiencia sean unas vacaciones, romper la rutina es, de hecho, la más beneficiosa ya que la puedes llevar a cabo a lo largo del año sin necesidad de invertir grandes sumas de dinero. Por ejemplo, salir a montar en bici los fines de semana o asistir a un concierto aunque el cantante en principio no te llame mucho la atención. La clave está en romper las barreras de lo cotidiano de vez en cuanto. Esto además supondrá un beneficio conjunto si lo realizas en pareja / familia.

3.Nos ayuda a aprender y abrirnos la mente

Algunos expertos consideran el momento en que realizamos estas experiencias igual de beneficiosos que practicar mindfulness, ya que disfrutamos del presente y nos deja una sensación positiva. Con todo, es en estos nuevos momentos cuando más nos descubrimos a nosotros mismos, aprendemos más sobre cómo actuamos ante situaciones nuevas en entornos distintos y sobre todo, nos abre la mente respecto al entorno, simplemente conocer y vivir unos días en un entorno distinto al tuyo te hace darte cuenta, a un nivel psicológico, que no todo está encorsetado en el mundo, en cada sitio se vive de una manera distinta, tan o más positiva que la de tu presente. Nos aleja de los estereotipos y a entender mejor el mundo.

4.La gratificación instantánea frente a la gratificación a largo plazo

Por supuesto, hay que matizar aspectos. Por ejemplo, el comprar una casa es una de las decisiones más importantes que tomaremos en nuestra vida y sin duda, tendrá una gratificación enorme que poco a poco se irá diluyendo ¿por qué? aunque podamos estar contentos al tener la casa, por supuesto, con el paso de los años nos habremos adaptado a ella. No queremos decir en absoluto que no sea bueno, al contrario, probablemente te dará una estabilidad difícilmente comparable y tendrás una gratificación intrínseca durante años por este motivo, esto es debido a que, aunque sea algo material, cambiará tu experiencia vital.

Y vosotros ¿qué opináis? ¿es mejor invertir en experiencias o en cosas?

Anterior

¿Cuál es el truco para ser multiorgásmico?

Cómo reforzar tu relación en las vacaciones

Siguiente

Deja un comentario