¿Por qué mentimos a nuestras parejas?

| |

 Si bien es cierto que no se puede generalizar, en algunos momentos decidimos mentir o bien, no explicar completamente a nuestra pareja algo que no queremos que sepa, como dónde fuimos la noche anterior es, según los expertos, un hecho totalmente cotidiano y hasta cultural. Mentimos a nuestra pareja para conseguir una conveniencia personal pero a la vez tratamos de ser lo más sinceros posibles con ellas para mantener una estabilidad personal. ¿Cómo pueden ambas cosas ser compatibles?

No hay duda que la sinceridad es uno de los valores que más puntúan cuando se les pregunta a sujetos lo que más valoran de su pareja, sin embargo, si pensamos en nuestras primeras citas o bien en los momentos en que conocimos a nuestra pareja, nos intentamos “vender” de forma atractiva, es decir, mostrar una imagen buena de nosotros y ellos hicieron lo mismo, no se trata de mentir sino de potenciar la visión positiva de nuestra realidad, es decir, estamos seduciendo, que no es lo mismo que mentir. Pero del mismo modo, se puede decir, por tanto, que la mayoría de relaciones no parten de una base de sinceridad, o al menos, no de una completamente objetiva.

Los mentirosos suelen sentirse mejor cuando ocultan una verdad que cuando mienten. Son engaños deliberados para obtener algo a cambio o bien, para evitar un enfrentamiento o desequilibrio en la relación (confesar que se ha tenido sexo fuera de la pareja supone normalmente el fin de esa relación). Es, por tanto un mecanismo de defensa.

¿Es bueno tener secretos?

Esta pregunta puede tener múltiples respuestas en función de las personas y la situación. Y lo cierto es que uno se debe preguntar a si mismo, ¿qué es lo más probable que suceda si digo la verdad? El hecho de que pases mucho tiempo con una persona no significa que os entendáis o que os respaldéis de verdad, las relaciones son muy complejas y puede que se haya creado una dependencia emocional entre ambos. Si tu pareja no conoce algo primordial de ti que cambiaría su forma de verte, entonces no están formando una pareja de verdad contigo, y la razón es que ellos están con la persona que ellos imaginan que eres, no la verdadera, por tanto, es una relación que necesita terapia o un análisis.

Una de las mejores formas de saber si lo que estás ocultando es correcto es preguntarse a uno mismo ¿cómo me sentiría yo si mi pareja me ocultase esto mismo? 

No hay duda que una comunicación abierta es fundamental en una pareja, sin embargo los secretos no tienen por qué ser algo negativo, es necesario crear un espacio propio y tener una parte de nosotros que sólo nosotros mismos conozcamos, esto no sólo es productivo a la hora darnos un espacio para nuestra privacidad sino que ayuda a la pareja en el proceso de seducción cuando éstas han superado sus primeras etapas.

Para finalizar y respondiendo a la pregunta que todo el mundo se estará haciendo de “quién miente más, los hombres o las mujeres”, según un estudio realizado en Reino Unido a parejas heterogéneas, los hombres tienden más a la mentira en materia de sexo, aunque todo depende del baremo que se use ya que otros estudios en ese mismo país determinan que las mujeres mienten más en cuanto a bienestar emocional.

Anterior

Dejar de fumar con estos consejos en el día mundial sin tabaco

Vencer el miedo a las agujas

Siguiente

Deja un comentario