¿Qué es el Mindful eating?

| | ,

 Desde que hace algunos años las técnicas de Mindfulness se hicieran famosas mundialmente, la tendencia no ha parado de crecer multiplicándose sus aplicaciones a otras áreas. Como otras tendencias actuales como el slow lifestyle, se ha extendido a todo tipo de contextos, te explicamos en qué consiste el mindful eating. Si no sabes lo que es Mindfulness te lo explicamos en este otro artículo.

Lo primero que hay que explicar es que esta técnica no consiste en masticar más los alimentos sino que se basa en unos cuantos preceptos que tienen que ver con la comida y sobre todo el acto de comer.

-Ser consciente cuando tenemos hambre de cómo y cuánta cantidad es necesaria para saciar esa necesidad.

-Utilizar tus sentidos para seleccionar aquellos alimentos que además de alimentarte y darte las propiedades necesarias cada día, también puedan saciarte espiritualmente, es decir, sentirte mejor al comerlos.

-Ser consciente de qué nos gusta y qué no.

¿Qué significan estas directrices?

En resumen, se trata de una guía para ser más autoconscientes de lo que comemos, según el precepto de “eres lo que comes”, es importante disfrutar de cada bocado y sobre todo notar cuándo nuestro organismo nos dice que es suficiente. El problema de no escuchar lo que nos cuerpo nos pide es que notamos que estamos saciados unos cinco minutos después de tragar, por tanto nuestra respuesta a la hora de parar de comer puede ser tardía, por tanto el mindful eating sólo establece que escuchemos a nuestro cuerpo, lo que nos gusta y no nos gusta y que elijamos sabiamente cuando queremos comer y cuando parar. No se trata de ninguna dieta ni estamos aconsejando que se deje de comer aún cuando no se note que estemos llenos, sino que aprendamos a ser conscientes de lo que nuestro cuerpo nos pide en todo momento.

En ese sentido, el Mindful eating establece que cada comida es una experiencia única, que ve la gastronomía como algo esencial para mejorar nuestra alma ya sea comiendo en un restaurante o en la calle con prisas.

Conocer las señales de tu cuerpo:

Otra de las claves de esta tendencia es la de conciarnos sobre cuándo comemos y por qué. Por ejemplo, si un bocado a media noche es más una respuesta emocional que una necesidad. Propone escuchar a nuestro cuerpo antes que lo que nuestra mente emocional nos dice. Muchas veces el estrés, la frustación, tristeza u otras señales nos piden comer, lo que sacia nuestra ansiedad, es por ello importante escuchar lo que nuestro cuerpo nos pide realmente en cada momento y no dejarnos llevar por nuestro estado de ánimo.

Otro aspecto fundamental del mindful eating es dónde y cómo comemos. ¿Comemos sólos o acompañados? ¿lo hacemos disfrutando o haciendo otras acciones? Puede que picar algo mientras vemos la televisión no sea malo, pero si lo convertimos en rutina es posible que no disfrutemos del momento como si lo hacemos sólo en ocasiones especiales. Para ello, antes de comer, intenta pensar en los beneficios que te dará esa comida. La clave está en racionalizar lo que comemos, pensar y disfrutar en lo bueno de las comidas sanas y establecer una línea entre aquellos alimentos a los que tendemos sólo por necesidad emocional (pizzas, hamburguesas) y los sanos (ensaladas, pescado, etc).

Lo que viene a decir esta tendencia es que debemos ser conscientes de lo que comemos y establecer a través de la inteligencia emocional una guía para lo que nuestro cuerpo necesita sin sacrificar otros aspectos.

Anterior

¿Cómo recuperar la esperanza?

¿Cuáles son las claves para no procrastinar?

Siguiente

Deja un comentario