No son adictos, pero casi todos consumen o han consumido cannabis

| |

Entrevista FormulaTV.com

laSexta estrenó este miércoles ‘Generación Ni-Ni’, un nuevo docu-reality en el que ocho jóvenes que ni estudian ni trabajan se enfrentan a una reeducación terapéutica.

laSexta acaba de lanzar el docu-realiy ‘Generación NI-NI’, una gran apuesta para el prime time en la que un grupo de ocho jóvenes sin inquietudes ni proyecto de vida, convivirá junto a dos psicólogos para recuperar valores y principios que les hagan ser capaces de tomar las riendas de su vida a todos los niveles.

Silvia Sanz y Alberto H. Buale son los dos psicólogos que durante las 6 semanas de programa convivirán con los jóvenes viendo lo que piensan, lo que dicen, por qué dicen lo que dicen y por qué piensan lo que piensan. Y a raíz de eso intentarán ayudarles a cambiar sus conductas y sus comportamientos, porque no les va nada bien en la vida.

“Son jóvenes que sobre todo les faltan muchos límites, que no conocen el esfuerzo, y que yo creo que tienen ganas de cambiar. En base a cómo han ido esforzándose y descubriendo cosas hemos visto que tienen ganas de cambiar”, asegura Silvia Sanz. “El problema es que no tienen ningún tipo de ilusión, entonces motivarles cuesta”.

Con motivo del estreno del programa, FórmulaTV.com se ha reunido con Silvia Sanz García para conocer los detalles de este nuevo formato y conocer cómo está viviendo ella esta singular experiencia.

laSexta lanza ‘Generación Nini’, un nuevo docu-reality en el que un grupo de jóvenes va a recibir una “reeducación terapéutica”. ¿En qué consiste este proceso? ¿Exactamente qué es lo que va a ver el espectador?

Son 8 jóvenes, entre 18 y 23 años, que van a convivir en una casa con dos psicólogos formadores que somos Alberto y yo. Son jóvenes que no trabajan, ni estudian. Van a aprender valores como el esfuerzo, la generosidad, la solidaridad… Se les va a buscar trabajos duros y tendrán que ir a trabajar. Tendrán que empezar a valorar todo lo que han tenido hasta ahora sin ningún esfuerzo.

Por tanto, no estarán encerrados…

Encerrados no. Saldrán cada día a trabajar fuera y además habrá salidas organizadas. Los jóvenes no estarán recluidos. Todos ellos conviven en una casa para apartarlos de su entorno habitual. Con nosotros tienen apoyo directo y aparte tienen la oportunidad de vivir una experiencia diferente.

¿Qué tiene de positivo este espacio para el espectador?

Quizá muchas familias podrán ver reflejadas situaciones que viven en su propia casa con algunos de sus hijos. Quizá puedan aprender a poner límites o a cómo solucionar los conflictos. A través de este espacio seguro que muchas familias se sentirán identificadas y podrán adquirir ciertas herramientas para poder afrontar sus realidades diarias. Hay familias con hijos que ni estudian, ni trabajan que tienen verdaderos problemas en sus casas.

La novedad de ‘Generación Ni-ni’ es que los especialistas vais a convivir con los jóvenes. ¿Qué se te pasó por la cabeza cuando te llegó este propuesta?

Cuando me llega esta propuesta lo primero que pienso es que puede ser algo positivo. El hecho de convivir con los jóvenes te hace ver sus problemas de un modo más intenso. A medida que van surgiendo conflictos o situaciones en las que se aprecia una carencia de ciertos valores se puede ir trabajando directamente con ellos. Hay sesiones individuales con los jóvenes y también sesiones de grupo. Nosotros estamos con ellos en cada momento que se ve que lo necesitan.

¿Cuáles son principalmente los problemas que presentan estos jóvenes?

No estudian, no trabajan, no tienen ningún tipo de motivación, no tienen ilusiones… además casi todos consumen o han consumido cannabis, sin que lleguen a ser adictos. Los participantes no tienen ningún problema de adicción. Robar o quitar lo ajeno es algo normal para ellos. Nadie sabe ponerse en el lugar del otro. Yo creo que ya son problemas suficientes como para necesitar una “reeducación terapéutica”.

¿Estamos hablando de jóvenes sobre todo vagos o de jóvenes con algún tipo de problema más grave?

Son jóvenes que no confían en sí mismos. Tenemos jóvenes que tienen una capacidad y un potencial para lograr muchas cosas, pero como no tienen ningún tipo de ilusión o motivación no se ponen a ello. Evidentemente si no explotan esa capacidad nunca serán capaces de conocer cuáles son sus verdaderos límites.

¿Hasta qué punto estos jóvenes están influenciados por el entorno familiar o social en el que viven?

Yo creo que el entorno familiar tiene a veces bastante responsabilidad. No creo que las cosas se hagan con mala intención, pero a veces los padres les facilitan a los hijos todo lo que quieren sin ningún tipo de esfuerzo ni de consecuencia y eso no es bueno. También influye mucho el ambiente por el que se mueven los jóvenes, sus amigos… Todo influye muchísimo. Por otro lado, muchos de ellos han dejado sus estudios a una edad muy temprana, y eso no hace sino complicarles todavía más su inserción en el mundo laboral. No tienen muchas posibilidades de encontrar un trabajo y en la mayoría de los casos acaban por tirar la toalla. Todo influye en la educación de los jóvenes, lo que ocurre que a algunos les afectan más determinados factores que a otros.

¿Estamos hablando de jóvenes de clases bajas o hay participantes de familias acomodadas?

Hay de todo. Hay clases medias, altas, menos altas… hay diferentes clases sociales porque esto afecta a todo el mundo.

Según una encuesta de Demoscopia el 15% de los jóvenes españoles entre los 16 y los 24 años ni estudia ni trabaja. ¿Es realmente preocupante esta cifra?

Yo creo que sí, porque estos jóvenes son el futuro de esta sociedad. Es un dato bastante preocupante.

¿Podríamos decir que todo se limita a un mero problema de autoridad?

No creo que sólo sea un problemas de autoridad, aunque influye bastante. La familia es importante, pero también el ambiente en el que se mueve el joven. No debemos olvidar tampoco la situación que a lo largo de los años a vivido cada uno.

¿Qué pretende ‘Generación Ni-ni’ a través de esta convivencia vigilada y tutelada?

En principio, el principal objetivo del programa es ayudar a los 8 participantes. Por otro lado, queremos demostrar al espectador que muchos problemas tienen una solución. Si estos jóvenes se ponen en las manos adecuadas pueden realmente luchas contra sus problemas. Pueden salir adelante, buscar un trabajo, formarse, valorarse…

¿Es un programa que ya se ha grabado, se está grabando o comenzáis ahora a grabar?

Ahora mismo se está grabando. Hoy se estrena y se emitirá a lo largo de los próximos tres meses.

Se ha llegado a comentar que en algunos casos no se trata de un encierro voluntario…

Cada uno de los jóvenes que está en el programa ha venido porque sus padres nos han llamado. Han sido sus progenitores los que nos han solicitado ayuda. Para muchos ‘Generación Ni-ni’ es una experiencia más en su vida, sienten que no tienen nada que perder porque en estos momentos no tienen ninguna otra preocupación en sus vidas. Ninguno de los participantes nos ha llamado porque le interesa cambiar su conducta.

Siempre que aparece la palabra reality nos viene a la cabeza términos como nominaciones o expulsiones, sin embargo, la estructura de ‘Generación Ni-ni’ es muy diferente.

Así es. En ‘generación Ni-ni’ no habrá expulsiones porque durante 6 semanas todos los jóvenes van a estar conviviendo en la misma casa. De lo que se trata es que prender a esforzarse un poco y a trabajar tanto dentro como fuera de casa. Se harán reuniones cada X días para ver un poco los objetivos que se marcan y los conflictos que han ido surgiendo. Yo como estoy dentro del programa no sé muy bien qué se emitirá y qué se dejará de emitir.

¿Cuándo finaliza realmente el programa?

La grabación del programa va a durar 6 semanas, aunque su emisión se prolongará durante 3 meses.

¿Tenéis cierto miedo ante la respuesta de la audiencia?

Yo no tengo ningún tipo de miedo. Creo que es un programa que puede ayudar a muchas familias como te he comentado antes. ‘Generación Ni-ni’ puede ser un espacio muy valioso y no sólo para familias que tengan adolescentes, sino incluso para quienes tienen hijos más pequeños. Nuestros consejos pueden ser útiles para prevenir ciertas conductas futuras.

Espacios de temática similar, basados en la reeducación, como ‘Supernnany’, ‘SOS adolescentes’ o Hermano mayor’ han contado con el apoyo de la audiencia. ¿Qué te parecen estos formatos? ¿Por qué funcionan tan bien

Son formatos en auge porque dan pautas para educar. Nos enseñan a poner límites, a cómo corregir ciertas conductas y nos dicen cómo actuar en determinadas situaciones. La sociedad que tenemos provoca que en ocasiones los hijos queden de lado y eso provoca que se vuelvan un poco más déspotas. Muchas familias tienen serios problemas en casa y este tipo de programas llaman la atención por eso mismo. Creo que son espacios muy educativos.

¿Como psicóloga crees que la televisión educa o más bien malcría?

La televisión en sí tiene muchos programas para todo, algunos para entretener y otros para educar. Este programa, en concreto, además de entretener va a enseñar, a a ser didáctico.

Roberto Ontiveros afirmaba hace ya algunas semanas que en ‘Generación Ni-ni’ toda iba a ser real, no como en otros espacios…

La experiencia que estamos viviendo es totalmente real. A medida que van sucediendo, vamos marcando nuevos objetivos. Los propios jóvenes son los que van marcando el rumbo del programa según van evolucionando.

Hace varias temporadas tuvimos la ocasión de verte como sexóloga en otro reality en Cuatro, ‘La casa de cristal. ¿Por qué crees que no funcionó ese formato?

Realmente no sé muy bien los motivos por los que ese programa no terminó de funcionar. Me pareció un programa muy interesante. Tal vez el problema estuvo en la franja en la que se emitió. Fue un espacio muy interesante mientras duró.

Anterior

Los niños en vacaciones

Cambiar Esquemas

Siguiente

Deja un comentario