¿Quieres cumplir tus propósitos de año nuevo? Estos son los pasos

| |

Un año más termina y con él repasamos las metas que hemos cumplido de las que nos pusimos el pasado uno de enero. Se estima que el 80% no cumple con ellos, y es que no se trata sólo de tener una voluntad férrea sino que lo acontecido a lo largo del año también influye en que llevemos a buen puerto estas promesas. Por eso, ahora que estamos ante el advenimiento de 2017, queremos darte unos consejos para que esta vez sí que cumplas tus objetivos.

Entre las metas más comunes están las de ir al gimnasio, ahorrar, dejar de fumar, aprender idiomas, leer más, dejar el trabajo y empezar una nueva carrera… Algunas presentan más dificultad que otras pero todas tienen un denominador en común: La fuerza de voluntad y el riesgo. Puede que sorprenda esta última palabra, riesgo, pero no hay duda que todo conlleva tiempo empleado y en ocasiones dinero, por ejemplo a la hora de apuntarse al gimnasio conlleva un mínimo de treinta euros al mes y el riesgo de que lo dejemos y no sigamos yendo, o que al dejar de fumar estés más irascible y necesites relajarte con otros pasatiempos. Al ser un nuevo ciclo el que comienza es normal sentirse en la necesidad de establecer metas para mejorar o, al menos, para seguir igual que en el presente. Lo primero a tener en cuenta es ponerse pocos objetivos, pues así podrás poner más energía en ellos, un máximo de tres sería lo ideal y entender qué es lo que queremos obtener a cambio, en general hay un factor común: la felicidad. Sin embargo hay que ser consciente que la felicidad no es un estado permanente y cumplir una serie de objetivos no va a hacerla aparecer por arte de magia, es más el camino a cumplirlos el que te hará sentirte bien y sin darte cuenta, serás más feliz mientras estás llevando a cabo tareas ya que tendrás la sensación de estar haciendo cosas por y para ti.

1.La motivación, la base principal.

El primer paso para tener éxito con tus objetivos es autoanalizar las ganas que tienes en cumplirlo. Es muy común proponerse aprender idiomas, sin embargo es una tarea que requiere mucho esfuerzo e incluso se considera un cambio en la forma de vida ya que conlleva años de aprendizaje, pregúntate a ti mismo ¿estoy siendo objetivo? ¿Realmente quiero aprender un nuevo idioma? ¿o es sólo lo que creo que debería hacer? Si la respuesta es la segunda, probablemente te encontrarás ante un callejón sin salida o en un bucle año tras año, tendrás que descubrir la base de esa motivación y las ganas e ilusión que pongas. Intenta hacer una lista con los propósitos y escribe un valor de 1 a 10 a su lado. Piensa que todo es tiempo y lo necesitarás para aprender un idioma o ir al gimnasio y, aunque no son incompatibles, recuerda que tendrás que tener tiempo para ti mismo, sino, seguramente acabes dejando ambas cosas y sintiéndote incompleto.

2.Sé realista

Puede que suena muy a tópico, pero piensa si tus objetivos son realistas a corto y medio plazo, todos tenemos nuestros límites y es importante conocerlos o pararnos a pensar en ellos a la hora de tener éxito, es bastante improbable, por ejemplo, intentar ser piloto de aviones si no tenemos ahorrada una gran base de dinero y unos conocimientos de matemáticas y aeronáutica bastante alta, o intentar dejar de fumar sin tener una decisión total para ello. Es importante diferenciar entre propósitos y deseos y darnos cuenta, por tanto, de lo que lo que realmente queremos no se basa en únicamente en lo que nos gustaría, sino en lo que queremos ser, en nuestra voluntad de cambio.

3.Planifica objetivos medibles en la medida de lo posible

Algunas veces cometemos el error de no planificar o medir lo que queremos, es decir, tomamos como propósitos perder peso o ahorrar, pero esos conceptos son vagos y difíciles de medir, en cambio ponernos una meta nos ayuda a medir nuestro grado de compromiso. Si por ejemplo queremos perder peso, será mucho más tangible ponernos la meta de 30 kilos en un año y para ello planificarnos una dieta o un modo de vida a muy largo plazo, ya que no queremos ganarlos más adelante, si por ejemplo elegimos una dieta, recuerda dejar un día libre para comidas que te gustan y no están incluidas en ellas, ese “día del engaño” a lo largo de la semana te ayudará a ser menos restrictivo contigo mismo y a la vez estarás cumpliendo tu objetivo sin echar de menos los viejos hábitos. Del mismo modo para ahorrar es importante pensar en un plan de acción: a lo mejor 100 euros al mes es más realista que 500, y aunque cueste más tiempo obtener el mismo beneficio, no tendrás que quitarte tantos caprichos ni autocontrolarte tanto y por tanto estarás más estable contigo mismo e incluso feliz mientras ves cómo tus ahorros van aumentando poco a poco.

4.Mira tus logros

Es muy probable que en tu camino hacia la meta, tengas varios fracasos, lo más normal es fijarse en ellos y entristecernos ante nuestra falta de control. Intenta sin embargo ver lo que has conseguido, de nuevo en el ejemplo del ahorro es perfecto; es posible que a lo largo del año surjan imprevistos y tengas que tirar de ahorros y sentirte mal por ello, pon tus energías en pensar que has podido ahorrar ese dinero y que ante ese imprevisto has podido hacer uso de ello, piensa también en la media de ahorro que has tenido e intenta mejorarlo en un 10%. De este modo convertirás cualquier semi-fracaso en un nuevo objetivo fortalecido. Ten en cuenta que todo desarrollo implica momentos bajos e incluso retrocesos, es normal y tenerlo en cuenta desde el principio es fundamental de cara a nuestro éxito personal.

Esperamos que os hayan servido de ayuda estos consejos. Desde Psytel deseamos que cumpláis vuestros objetivos y tengáis un genial año nuevo.

Anterior

Por qué nos gustan unas comidas más que otras

¿Existen los recuerdos reprimidos?

Siguiente

Deja un comentario