La psicología detrás de una casa desordenada

| |

Todos tenemos una propia definición de lo que es el orden. Incluso a veces algunas personas encuentran orden en el desorden, pero lo cierto es que detrás de una casa desordenada hay una psicología. Además, los beneficios que podemos encontrar por limpiar y ordenar son mucho mayores de los que pensamos.

El orden y el desorden como muestra de nuestra personalidad

Aunque no necesariamente nos describa como sujetos, el hecho de cómo mantenemos la casa dice mucho de nuestra personalidad.

Muchas personas creen que tenerlo todo ordenado y limpio siempre es un signo de estabilidad mental, pero lo cierto es que no hay ninguna concordancia entre tener un cuarto ordenado y tener un trastorno. Esto es, por supuesto, a no ser que nuestra máxima sea bien guardar todo en un desorden interminable o limpiar todo compulsivamente. Ahí deberíamos acudir a un especialista de inmediato.

Lo que si nos dice un cuarto ordenado o desordenado es cómo es nuestra personalidad. Tener desorden no es algo necesariamente negativo, muestra aspectos como cierto desapego a realizar tareas cotidianas pero no significa que seamos vagos, solo que no damos tanta importancia a ese aspecto como, por ejemplo, a la limpieza u otros aspectos de nuestra vida personal.

En cambio, si este desorden nos molesta entonces estamos hablando de un problema que tenemos que resolver ya que nuestro espacio vital es un ejemplo de nuestro yo interno, y si éste está desordenado nos estará afectando negativamente ya que veremos una parte de nuestra vida como tal.

En ocasiones, el desorden puede ser una señal de estar desarrollando un trastorno depresivo. Es más fácil olvidarse de todo y dejar las cosas en cualquier sitio, sobre todo si estamos pasando por un momento en el que todo parece darnos igual. Una casa desordenada puede ser un signo temprano de estar cayendo en un estado de tristeza

Los beneficios de ordenar y limpiar

Hay verdaderas gurús de la limpieza, como Marie Kondo, famosa por tener un show en Netflix en que nos ayuda a ordenar la casa con algunas técnicas psicológicas muy interesantes. Por ejemplo, en ocasiones el desorden viene dado por guardar por su valor sentimental cosas que no utilizamos. Aprender a dar las gracias a esas cosas y tirarlas o darlas a otros puede suponer psicológicamente “levantar las anclas” y poder partir hacia adelante con nuestra vida.

Pero es que limpiar y ordenar es mucho más que desapegarnos. De una forma simbólica, a la vez sentimos que estamos ordenando nuestra vida, y además tenemos una meta en mente y cuando la realizamos, las endorfinas que liberamos nos hacen estar más contentos, de una forma similar a cuando vamos al gimnasio.

Por si fuera poco, uno de los mayores beneficios que los investigadores aseguran que se posee cuando se reorganiza / limpia el hogar es que nos ayuda a ser más productivos, a hacer más cosas en un entorno limpio.

También tenemos que ver el proceso de limpieza como un estado de meditación. Al concentrarnos, nos permitimos pensar en nuestra vida mientras limpiamos físicamente nuestro espacio vital, lo que es muy productivo psicológicamente y en cierto sentido puede ser tan bueno como una sesión de meditación si sabemos enfocar nuestra mente en lo que hacemos.

Entre otros beneficios también están la reducción de nuestra ansiedad, sentimiento de logro, positividad, etc. Así que si puedes elegir un día a la semana para realizar tareas de limpieza no las tomes más como algo monótono y necesario sino como una oportunidad de eliminar la negatividad que hayas sentido esa semana y de mejorar. En general la psicología detrás de una casa desordenada no dice mucho bueno de ti, pero tienes las herramientas para cambiarlo.

Anterior

Ayudar a una persona con depresión

Claves para teletrabajar sin estrés ni ansiedad

Siguiente

Deja un comentario