¿Qué es el síndrome de Bell?

| |

El síndrome de Bell, también conocida como la parálisis de Bell, es un estado que provoca debilidad temporal o parálisis en los músculos en una parte de la cara y se trata de la causa más común de parálisis facial, en muchas ocasiones los afectados confunden los síntomas con los de un derrame cerebral ya que los síntomas son muy similares, sin embargo la incidencia de este síndrome en la población es mucho mayor del que podría parecer a simple vista.

¿Qué es el síndrome de Bell?

Lo primero de todo es describir de qué se trata, normalmente esta parálisis facial, es un trauma causado en el llamado séptimo nervio craneal, que controla los nervios de la cara y se trata de algo no permanente, que tiene una periocidad determinada. Quizás lo más sorprendente de todo es que afecta a un 0.2% de la población mundial e incluso famosos como La montaña (Juego de Tronos) lo han sufrido y han protagonizado titulares debido a ello últimamente.

El nombre viene de Sir Charles Bell, un cirujano escocés que estudiaba los nervios y su conexión con los músculos faciales en el siglo XIX, desde entonces se conoció a esta parálisis con este nombre, que puede aparecer en cualquiera de los dos lados de la cara o incluso ambos (aunque en este caso se trata de menos de un uno por ciento de los casos). La “buena noticia” es que no afecta a otros puntos del cuerpo de manera que se trata de una molestia local. Como en la mayoría de casos relacionados con este tipo de síndromes, la edad es un punto a tener en cuenta y es que tiende a afectar más a la población de mediana-avanzada edad. Para hacerse una idea, la diabetes es hasta cuatro veces más normal que la parálisis de Bell sin embargo este porcentaje no la la convierte en un síndrome raro. Hay que tener en cuenta que, en el fondo, se trata de una lesión en los nervios y debe ser tratada como tal a lo largo del tiempo hasta que se recupere.

En muchas ocasiones se produce al despertar, cuando se nota una parte del rostro adormecida, otras veces son cosas tan variadas como un ojo especialmente seco o temblor en los labios. Otra particularidad es que, a diferencia de un derrame, los síntomas van en aumento poco a poco en un radio de tiempo que puede rondar las dos semanas.

¿Hay fase de recuperación?

El síndrome de Bell tiene, por tanto, ciertas similitudes en cuanto a síntomas como la parálisis de una parte de los músculos de la cara, es muy importante acudir siempre al médico o urgencias cuando se siente parte de la cara dormida ya que, aunque el síndrome de Bell no tiene grandes malos efectos secundarios y uno puede volver a la vida diaria tan pronto como se encuentra bien, éste puede confundirse con un derrame cerebral.

Un 50% de los pacientes se recuperan completamente en tan sólo unas horas o días mientras que el 35% tardará entre varias semanas y unos meses mientras que el resto tardarán algo más pero debido a factores especiales como la edad o un bajo sistema inmunológico.
Esperamos que os haya servido interesante esta entrada con información sobre el síndrome de Bell. Para cualquier pregunta déjanos un comentario.

Anterior

Las palabras pueden cambiar tu cerebro

Los beneficios de la musicoterapia

Siguiente

Deja un comentario