¿Qué pasa por tu cerebro cuando estás deprimido?

| |

Cuando sientes que algo no va bien y los sentimientos de nostalgia y melancolía se hacen más y más fuertes, es hora de plantearse si estamos adentrándonos en una depresión. Estos síntomas son difíciles de detectar ya que pueden mezclarse con simplemente una mala etapa o tristeza momentánea, aunque nunca está de más conocer para así prevenir.

Hay varios denominadores comunes cuando hablamos de depresión; no disfrutar con actividades que antes eran placenteras como el sexo o la comida, falta de sueño, cansancio, malestar y sobre todo una tendencia a ver las cosas de una manera negativa que no podemos controlar. No es en absoluto algo imaginario, la depresión es mucho más que simplemente estar decaído, se trata de una enfermedad que está provocada principalmente por cambios drásticos en la química cerebral. Las investigaciones al respecto han revelado que la genética es un factor clave en su aparición, de la misma manera que intervienen los niveles hormonales, el estrés y por supuesto, un factor fundamental es no estar pasando por nuestro mejor momento, un ingrediente clave para que se genere una depresión.

De hecho, una de las actividades más recomendadas para pacientes con depresión es el ejercicio, y esto es debido a la liberación hormonal y de serotonina que se produce. Según los estudios, un bajo nivel de serotonina va unido a mayores riesgos de conducta violenta y suicidio. Ya han sido varios los estudios que afirman que la luz solar ayuda a mantener los niveles de serotonina altos, no en vano, es uno de los factores que los expertos más tienen en cuenta al hablar de suicidio, con unas tasas mucho más altas en los países escandinavos (con pocas horas de luz), es la ausencia de luz en las vidas de estas personas, que podría ser un factor psicológico muy a tener en cuenta ya que estos países suelen a su vez estar en lo alto de los rankings de países más felices del mundo, lo que lleva a una contradicción entre este dato y la alta tasa de suicidios anual en estos lugares.

Otras químicas que intervienen

La dopamina es también fundamental según los expertos para que una depresión se desarrolle, es un neurotransmisor que determina, en resumidas cuentas, nuestro estilo de vida; por ejemplo los deportistas de riesgo tienen mayor cantidad de dopamina, interviene en el sobrepeso y la creatividad.

Para aumentar los niveles de dopamina se recomiendan dos vías: el descanso (un buen sueño nocturno todas las noches de, al menos, 8 horas) y la alimenticia (una dieta rica en antioxidantes evitando las grasas saturadas y sobre todo el azúcar, que provoca un bajón después de varias horas ingerido).

La depresión es mucho más común de lo que se piensa. La organización mundial de la salud afirma que afecta aproximadamente a una de cada cinco mujeres y uno de cada diez hombres. Estos datos son escalofriantes, ya que se estima que en torno a un 15% de la población mundial se verá afectada, como mínimo, por esta enfermedad, también conocida como la asesina silenciosa.

Anterior

Varios consejos para dormir mejor

El poder del tacto en psicología

Siguiente

Deja un comentario