Cómo reducir el estres en cinco sencillos pasos

| | ,

A veces puede parecer que no hay nada que puedas hacer para lidiar con el estrés. Puede que estés en un entorno laboral / escolar propicio a que los nervios estén a flor de piel ante un futuro incierto. Tenemos una buena noticia para tí: Tienes mucho más control sobre ti de lo que piensas, de hecho, esta simple afirmación, la de que estás en control de cómo manejas tu tiempo y tu vida, supone la base de todos los sistemas para gestionar y reducir el estrés.

Cuando vives con altos niveles de estrés de una manera habitual, estás poniendo en riesgo tu salud tanto física como mental. Siguiendo una serie de técnicas y guiado por un profesional todo el mundo puede volver a tener una vida normal incluso ante un entorno de gran cantidad de estrés (familia, dinero, trabajo, relaciones, etc). Te damos una serie de consejos / pasos para mejorar en salud:

Correr y hacer ejercicio

Aunque ya lo hemos comentado con anterioridad, hacer ejercicio y sobre todo correr genera una serie de efectos en nuestro organismo, liberando una serie de sustancias químicas que nos dan placer, como la dopamina, y que por tanto nos desestresan. Es más, según varios estudios el correr ayudaría en gran medida a hacer desaparecer los efectos secundarios del estrés, sobre todo en pacientes con estrés crónico.

La prioridad: descansar y dormir

Si, puede que estés en un momento en que necesites dar el 100% de tu tiempo y energía al trabajo o bien a otra tarea para así tener éxito. Sin embargo, la prioridad tienes que ser tú, incluso aunque seas un autónomo y dependas de esas horas extras para conseguir llegar a fin de mes, no debes sobreexplotarte. Ponte un límite: cada noche debes intentar irte a dormir a las 23.00 de la noche para así dormir un mínimo de 8 horas, no te vayas a la cama hasta esa hora pero cuando suene la alarma, no lo dejes para luego. Dormir y descansar es la base para gestionar el estrés, si esta base no existe, no hay nada que hacer.

Escribe

Una de los pasos que más ayuda a la gente es poner en palabras o por escrito lo que uno piensa; se trata de un ejercicio de desestres que sin duda ayuda a conocerse mejor a uno mismo, por ejemplo, te darás cuenta de cosas que has hecho y lo que suponen para tí. Por tanto te recomendamos o bien llevar un mini diario en el que escribas tus sentimientos durante el día o lo que te ha pasado. Otra idea sería escribir relatos cortos; es posible que no tengas la vena de la creatividad o que no te guste leer / escribir, sin embargo, al crear una historia también te desharás de esos fantasmas que no te gustan y a la vez verás las cosas desde el punto de vista de otros personajes.

Regenera tu entorno

Este es el paso más difícil pero si lo logras cambiarás la vida de mucha gente. Se trata de alegrarte el día mediante los demás. Sonríe a la gente de tu trabajo y pregúntales cómo les va, sujeta la puerta en el metro a un desconocido, vístete con algo distinto y que te haga sentir diferente y guapo/a. En general, se trataría de crear un ambiente de positividad a tu alrededor para ayudarte a estar más positivo, como en la película Amelie pero en una versión más realista. Es quizás uno de los pasos más difíciles a seguir ya que la mayoría de la gente no quiere cambiar de hábitos precisamente por miedo al cambio y que todo vaya a peor.. Nada más lejos de la realidad.

Utiliza tu tiempo libre para ver amigos

Uno de los mayores problemas del estrés es que es como un remolino que te engulle más y más, es muy complicado salir de él ya que cuando llegas a casa estás cansado o bien el fin de semana sólo tienes ganas de estar sólo y descansar. Eso es bueno, pero intenta gestionar tu tiempo de manera que al menos estés un mínimo de dos horas con alguien que no sueles ver. Recuperar una amistad o simplemente quedar para un café con algún amigo te ayudará a ver las cosas de otra manera. Mejor aún: haz un picnic con amigos cuando el tiempo lo permita, esto te hará ver las cosas de otra manera.

Anterior

Los inesperados beneficios del café en tu salud

Qué sucede cuando llega la crisis de los 40

Siguiente

Deja un comentario