¿Se puede perdonar a una persona infiel?

| |

 No hay duda que una pregunta que preside este artículo tiene mil y una respuestas posibles dependiendo de los sujetos que estén invueltos y su interrelación, es por ello que no queremos sentar cátedra ya que es un tema que varía de una a otra pareja. Mucha gente que ha sido infiel a su compañero sentimental / cónyuge y han sido perdonados siguen sintiendo la sensación de que no les han perdonado de verdad incluso aunque su pareja les asegure reiteradamente que si.

 La infidelidad es mucho más común de lo que muchas parejas piensan y contrariamente a lo que se suele pensar cuando ocurre, la mayor parte de las infidelidades no se producen por una crisis de pareja, en su mayoría viene de una necesidad de probar nuevas experiencias. Lo más normal es tener miedo a expresar este interés con tu pareja por miedo a que la otra parte te juzgue o precisamente se cree un ambiente tenso o que pueda llevar a una crisis. Es   por ello que una de las partes decide ser infiel sin contar con la otra. Hablando de datos, los estudios realizados dicen que al menos el 30% de las parejas son o han sido infieles. Es un dato muy difícil de medir ya que cuesta mucho admitir en estos estudios que se ha sido infiel con lo que se estiman unos números mucho mayores.

 Por tanto, cuando la persona no cree que ha sido verdaderamente perdonada tiende a sobrecompensar esto mostrando más señas de apreciación o bien comprando regalos. Es muy posible que esto no genere una sensación positiva en la otra persona, que es consciente de esta mayor atención debido a ese problema. Según los expertos, ambos comportamientos parten de una base evolutiva.

 Hay varios tipos de pareja y por tanto la infidelidad sentará de una forma u otra, si acaba con la relación o sólo la deja herida o bien no supone un gran dilema. Los estudios sobre el tema muestran que, en general, las parejas a las que se les ha sido infiel no buscan la venganza, sino más bien se sienten heridos, sin embargo eso no quita que, ante la oportunidad de herir a la otra persona, no intenten ponerse al mismo nivel para hacer sufrir el mismo daño, pero  la conducta más habitual es que la otra persona se distancie y no quiera estar cerca del infiel.

Los grados de infidelidad, el principal indicador

 Entre hombres y mujeres, la mayor diferencia es cómo perciben lo que es una infidelidad y el grado de daño que hace en la pareja. Por ejemplo la infidelidad emocional es mucho más dura para las mujeres según las investigaciones sobre el tema. Es decir, ante una infidelidad emocional, (aquella en la que los sentimientos pueden más que el sexo) éstas afectan más a las mujeres. Curiosamente, los hombres que han sido cazados en este tipo de infidelidades, por las que sienten algo por otra persona, realmente no les importa tanto acabar con su pareja ya que piensan que no han hecho nada malo y, al contrario, puede que incluso lo vean como la oportunidad perfecta para cortar una relación en la que no se encuentran completamente a gusto.

 ¿Qué pensáis del tema? ¿os habéis encontrado en situaciones similares?

 

 

 

 

Anterior

El poder del tacto en psicología

¿Qué son las agnosias?

Siguiente

Deja un comentario