Trucos de positividad: Cómo Reflexionar cada día

| |

 Todos los días, cuando dormimos, nuestro cerebro resetea todas las vivencias y pensamientos del día. No en vano, la expresión “lo pensaré con la almohada” viene de ahí, por eso reflexionar al final de cada día puede tener resultados muy positivos en nosotros, os contamos el por qué y os damos una serie de consejos positivos para mejorar.

 Haz que cada día cuente

 Muchas veces al mirar atrás en nuestra vida nos damos cuenta de esa sensación que llaman la relatividad del tiempo pasado. En otras palabras, que el tiempo parece pasar más rápido según nos hacemos mayores. Es un fenómeno muy estudiado y cuyos resultados según los expertos establece que el tiempo parece que pasa más rápido por nuestra percepción de rutinas.

 ¿Qué significa esto? Que según nos hacemos mayores, menos novedades aparecen en nuestras vidas y tenemos la sensación que ya hemos vivido muchas experiencias. Además, dicen los expertos que a partir de los 40 establecemos tales rutinas y pensamientos cíclicos que nos aumenta la sensación de estar haciéndonos mayores. 

 Por un lado, cuando somos más jóvenes podemos tener muchas rutinas, sin embargo todo resulta novedoso, el salir con los amigos o esa sensación de que los veranos son eternos tienen más que ver con cómo asumimos las experiencias cuando son nuevas, por eso cuando cada día parece repetirse una y otra vez tenemos la sensación que no nos da tiempo a nada y que cada vez todo va más rápido.

 Formamos patrones automáticos para liberar nuestros pensamientos del trabajo que generan a su vez otros patrones, con lo que al final tendemos a ser, como dice esa cita de Charles Dickens somos “animales de costumbres”.

 ¿Por qué hablamos de percepción del tiempo para hablar de reflexionar al final de cada día? Precisamente porque generalmente, el cansancio y la desesperanza hace mella en nosotros cuando vemos nuestra vida como algo repetitivo e incluso perdemos el sentido de lo que hacemos al hacerlo una y otra vez.

 Por ello es importante que al final de cada día busquemos tres cosas: 

 1-Reflexionar sobre lo que nos ha pasado en el día y establecerlo conforme a nuestras experiencias previas. Por ejemplo, si hoy nuestro jefe nos ha hecho sentir mal, pensemos las razones que han llevado a esa situación de una manera organizada, sin culparnos ni hacernos sentir mal sólo porque estemos ante una situación poco agradable.

2-Qué significa lo que nos ha sucedido hoy y cómo lo integramos en nuestra vida. ¿Me aporta algo sentirme mal? Si por contra hemos tenido un gran día, disfrutemos de ello. Date el capricho de sentirte realizado/a con lo que ha pasado hoy, aunque sólo sea por haber dado un paseo por el parque, cada cosa aunque parezca insignificante puede tener un significado positivo y oculto si decidimos que así sea.

3-Escenificarnos en un escenario futuro. Tanto para bien como para mal, ¿dónde nos gustaría vernos dentro de unos años? No se trata de establecer estrategias ni pensar en cómo alcanzar esa visión, sino únicamente de pensar en qué nos gusta hacer, las razones de por qué nos gusta y la ilusión de encontrarnos en una situación cómoda.

 En otras palabras, esto significa que tenemos que pensar en lo que nos ha pasado hoy, ver las cosas con otro punto de vista e imaginarnos en el futuro. Pero seamos más claros, si todo esto que acabamos de decir nos resulta demasiado abstracto, hagámonos las siguientes preguntas cada día, se trata de un truco de positividad que sin duda te hará entenderte mejor, mejorará tu inteligencia emocional y serás más consciente de la realidad que hay a tu alrededor.

  • ¿Qué te ha inspirado hoy?

Sobre todo nos permite conocer qué es lo que nos motiva. Es posible que hayamos tenido un día sin mucha inspiración, pero puede que simplemente pensar en algún hobby o algo que nos guste (leer sobre algo en particular, darnos un capricho, etc) nos genere una sensación positiva sólo al pensar en ello.

  • ¿Qué te ha sorprendido hoy?

Como decíamos al principio, con los años nuestra capacidad para sorprendernos va decreciendo, pero aun así el mundo está lleno de noticias agradables y extrañas, e incluso dentro de nuestro entorno podemos tener resultar sorprendidos por algo, aunque sean cosas mundanas. ¿Cuál es la historia de ese actor que sale ahora por la televisión y te ha llamado la atención? Cualquier cosa es susceptible de crear interés, sólo tienes que buscarlo, los consejos positivos también vienen de uno mismo.

Por ejemplo, esta recopilación de noticias graciosas de 2017 seguro que te harán esbozar una sonrisa.

  • ¿Cuál es el reto que has afrontado hoy?

Aunque creamos que no, cada día nos planteamos diversos retos en nuestras vidas. Por ejemplo en nuestro trabajo, incluso sólo por las relaciones laborales, has tenido varios retos hoy. Pero incluso podemos ir más allá y plantearnos esos pequeños retos, por ejemplo, el haber ayudado a esa señora con la compra o el haber hablado en inglés con un turista, cada día se nos presentan pequeños retos. ¿Cuál ha sido el tuyo hoy?

  • ¿Qué has aprendido hoy?

Puede que creas que nada nuevo, pero sólo con haberte hecho esas preguntas anteriores, ya has aprendido a conocerte mejor hoy. Pero es más, si aun así no estás seguro/a de esto, prueba a buscar en Internet algo que te llame la atención, por ejemplo el nombre del volcán islandés que entró en erupción en 2010 creando un histórico caos aéreo. Si, Eyjafjallajökull, puede que creas que no aporte mucho pero hay toda una historia detrás de ese nombre que merece la pena conocer.

 Lo más importante es que debemos intentar salir de nuestra zona de confort en lo que a pensamientos se refiere. Podemos buscar qué es lo diferente que hemos hecho hoy en cualquier cosa y también pensar en qué hacer para afrontar el futuro, porque nuestra vida es mucho más compleja de lo que solemos creer.

Por eso al final de cada día, usa este truco de positividad, reflexiona sobre lo que has hecho, lo que significa y lo que significará para ti el mañana.

 Os dejamos con algunas frases y consejos para reflexionar que te ayudarán en esta tarea:

“Un síntoma de fortaleza es reconocer la debilidad”

“No inviertas toda la energía en tu trabajo, porque te agotará para lo verdaderamente importante de la vida: tus personas.”

“El camino para mejorar nuestra comunicación externa, empieza en mejorar nuestra comunicación interna.”

Hay personas que te hacen crecer como ser humano. Es sencillo: ¡pégate a ellas! Cualquier motivo será mejor que cualquiera de las excusas.”

“Saluda siempre como si fuese la primera vez; despídete como si fuese la última.”

Anterior

Los miedos de los niños con el inicio del colegio y cómo les podemos ayudar padres y profesores

10 Razones por las que ir al psicólogo

Siguiente

Deja un comentario