VENCER LA PEREZA

| |

TÚ VALES MUCHO

Se suele aplazar lo que se percibe como difícil o negativo, lo que requiere un esfuerzo. Para abandonar este hábito, cuanto antes empieces mejor.

Cuando dejamos algo para mañana, por lo general, estamos anticipando el lado negativo: “tengo que hacer algo que no me gusta”. Este pensamiento es negativo; ya que al acentuar lo desagradable y omitir los posibles beneficios, puede hacer que pospongas la acción.
Normalmente se posponen las cosas que más cuestan, quizá porque valoramos más las consecuencias inmediatas de lo que hacemos que los efectos a medio o largo plazo de nuestra acción.
Este modo de comportamiento suele evidenciar un cierto miedo a lo que pudiera suceder; temor del que se huye cerrando los ojos a la realidad del momento.
Pero, el dueño de tu mente ere tú; si en lugar de anticipar lo negativo más inmediato, te fijas en los beneficios de actuar hoy en lugar de mañana, te será más fácil crear hábitos positivos y vencer la pereza que te impide moverte y que a la larga te hace sentir mal.

CLAVES PARA CONSEGUIRLO
1. Anticipa las consecuencias de la dejadez.
Analiza sus efectos negativos y piensa en los problemas que, antes o después, esa manera de actuar te puede acarrear.
2. Busca razones para hacer aquello que no dejas de posponer.
Piensa en las consecuencias positivas de realizar las cosas a tiempo. No se puede vivir con la agonía de tener siempre algo pendiente de hacer.
3. Piensa en los razonamientos que justifican los continuos aplazamientos.
Reflexiona. Intenta verte desde otro prisma, si fuera otra persona quien tuviera tantas dilaciones, ¿qué le dirías?
4. Si crees que lo necesitas, pide ayuda.
Es mejor que te ayuden, que dejarlo pasar si no te sientes con fuerzas para salir tú solo de la pasividad.

Revista Cuerpo de Mujer. Grupo Globos
Columna: Tu vales mucho

Autor: Silvia Sanz Garcia
Psicóloga Clínica
M- 12.738

Anterior

La Culpa

TE PROPONGO UN RETO.

Siguiente

Deja un comentario