VUELTA AL COLE, CLAVES PARA ADAPTARNOS MEJOR

| |

colegio
Después del verano, el descanso, el relax, sin normas, ni horarios y menos rutinas, volver a la “normalidad” provoca cierta resistencia tanto a niños como adultos, pero si lo enfocamos de la manera adecuada y con algunas claves, podemos incluso ver la parte positiva y agradable de la vuelta al cole.

Los niños necesitan rutinas y hábitos estables que les permitan dar estructura a su vida, el colegio es una ayuda para lograrlo.

Podemos hacerlo de modo progresivo y divertido, para minimizar la ansiedad que pueda generar la vuelta a la rutina, el miedo a lo desconocido para algunos niños o el inicio de las relaciones sociales, os dejo algunas claves para lograrlo:

1.- Adaptarse a los nuevos horarios.

Durante el verano los niños se acuestan y se levantan mas tarde y los horarios de las comidas también se ven afectados, para que sea mas fácil el cambio, es recomendable que días previos al inicio del curso incorporemos los nuevos horarios progresivamente, de sueño y de comidas. De esta manera, acostándose antes, y levantándose cada vez más temprano se irán habituándose al horario de clase. Lograremos que los niños tengan buena calidad de sueño para que estén activos y descansados, evitará problemas futuros.

2.- Conocer lo desconocido.

Es aconsejable si es la primera vez que acuden al colegio, para minimizar la ansiedad y nerviosismo que puedan presentar, acudir al colegio días antes, haciendo el recorrido, e incluso hacer una primera visita a la clase si es posible, para que el niño asocie el colegio, la clase a algo agradable y seguro donde ha estado con mamá, y si conoce a la profesora junto a los padres más seguridad le aportara, puesto que puede llegar a pensar, en esa pequeña cabecita, que la profe por conocer a sus papis lo asocien a alguien seguro.
Familiarizarse con el colegio le ayudara a adaptarse mejor el primer día.

3.- Lo más importante, mensajes positivos. Según pensamos asi sentimos.

Somos el mejor modelo para nuestros hijos, si para nosotros también hay una vuelta a la rutina, evitar comentarios negativos y potenciar todos los beneficios que tiene volver o iniciar el colegio: reencuentro con amigos, los nuevos profesores, hacerse mayor, aprender cosas nuevas, actividades del nuevo año…
Mostrarnos positivos e ilusionados por el cambio, transmitirá entusiasmo a nuestros hijos.
Si el niño llora, transmitirle que es una emoción normal, sentir miedo por lo desconocido es adaptativo, ayudarle a recordar lo positivo del colegio, no dramatizar y normalizar.

4.- Jugar a ser profesores.

Si son pequeños puedes jugar a ser profesores y alumnos, para que escenifique un día de clase y lo pueda ver como algo divertido, recordara la rutina de clase y será mas adaptativo.

5.- Implicarles en los preparativos de la vuelta al cole.

Preparar el material escolar, forrar los libros juntos, ponerles el nombre, puede ser una tarea divertida, elegir la mochila o cambiar el estuche, pueden interpretarlo como algo muy agradable y con deseo de estrenar la mochila nueva.

6.- El día de X

Tener la mochila preparada del día anterior, puede meter en la cartera algún objeto de casa que le aporte seguridad o le tengan especial cariño, algún pequeño juguete.

Levantarse temprano, para desayunar sin prisas, vestirse y no trasmitir un plus de nerviosismo al primer día.

Si es posible, acompañarle al colegio, transmitirle seguridad y con mensajes positivos.

Intenta que la despedida sea cariñosa y breve, si se prolonga mucho, se prolongara también su adaptación.

Decirle de un modo concreto cuando le volverá a ver, asociándolo a algo que el niño suela hacer, cuando vayas a comer o merendar mamá o papá vendrá a buscarte.

7.- La vuelta al cole para los papás y mamás

Intentar gestionar la propia ansiedad es el mejor regalo para los hijos, le transmitimos mas con lo que hacemos que con lo que decimos.

Es normal echar de menos a los hijos en estos días, aceptar este sentimiento nos ayudara sobrellevarlo mejor.

Optimizar la situación, volver a tener tiempo para estar con la pareja, hacer tareas que tenias olvidadas, dedicar tiempo para uno mismo, e incluso volver al trabajo puede ser algo con lo que podemos disfrutar.

Los padres somos el espejo donde el niño se mira para comportarse. Si pretendemos que el niño se adapte a esta nueva etapa, que mayor motivador para adaptarnos mejor nosotros.

Si somos capaces de gestionar nuestras emociones de forma adecuada viviendo la vuelta a la rutina de forma equilibrada, sabremos transmitirlo mejor.

8.- Cuando la vuelta al cole se convierte en un problema.

Es absolutamente normal que los niños sufran ansiedad por la vuelta al colegio. Sin embargo, se debe tener un cuidado especial con los niños que muestran síntomas mayores como dificultad para conciliar el sueño, dolores de estómago o falta de apetito. Una ayuda de un psicólogo puede ser muy útil en estos casos.

Anterior

Aprende a ligar en nuestro taller

Telemadrid. Las Claves del día.

Siguiente

Deja un comentario