Terapia de Pareja

Si pierdes lo que dabas por hecho, aprendes que nada te pertenece.

Las relaciones hay que cuidarlas, en terapia puedes aprender pautas para mejorar tu relación.

Una ruptura sentimental puede constituir uno de los acontecimientos más estresantes en la vida. Cada vez son más frecuentes las consultas por rupturas de pareja.

Cómo identificarlo

  • sensación de vacío
  • sufrimiento
  • la soledad
  • la sensación de que nunca superaran esta pérdida
  • que nunca encontraran a nadie igual
  • o que nunca más se expondrán a que les puedan volver hacer daño

Cómo podemos ayudarte

La ruptura de pareja conlleva inevitablemente pasar por una etapa de duelo.

Cuando se produce una ruptura o una separación no sólo tenemos que elaborar la pérdida de la persona amada sino también de todas nuestras ilusiones y sueños.

Volver a sentirse bien no sólo es cuestión de tiempo, es importante poder atravesar por el proceso de duelo de una forma sana para poder superar la pérdida.

Si te ves incapaz para superar este proceso o te abordan sentimientos excesivos de culpa, ira, etc. no dudes en ponerte en contacto con nosotros.

La comunicación es un componente esencial para la salud general de la pareja.

Permite la negociación y el cambio de la conducta de ambos en beneficio del bienestar y conservación de la relación.

Cómo identificarlo

  • Mi pareja no sabe cuándo ni por qué me enfado.
  • Los cambios se intentan conseguir mediante críticas, amenazas o chantajes.
  • No pido lo que quiero ni digo lo que me molesta.
  • Tras las discusiones no se resuelve el conflicto ni hay cambios.
  • Tengo la sensación de que no entiendo al otro (y viceversa).

Cómo podemos ayudarte

Para ello, si ambos miembros de la pareja desean que mejore y están dispuestos a esforzarse, la terapia cognitivo-conductual ofrece muchas posibilidades con altos niveles de éxito: técnicas de negociación, técnicas de cambio de comportamiento y actitudes, desarrollo de actividades gratificantes conjuntas, aprendizaje del manejo de conflictos, técnicas de emisión y recepción de críticas, técnicas de relajación… y numerosos recursos adaptados al caso concreto.

 

El temor a la pérdida de la pareja, unido a la imposibilidad de control total sobre ella, puede conducir a la desconfianza, lo cual acarrrea sufrimiento para ambos y deteriora la relación.

Cómo identificarlo

  • Interpreto las conductas del otro como sospechosas.
  • Busco pruebas o señales que pueden indicar engaño (comprobaciones).
  • Tengo pensamientos instrusivos de forma habitual sobre un posible engaño (miedo y ansiedad al pensar en la posibilidad).
  • Tengo conflictos y discusiones de pareja relacionadas con este tema.

Cómo podemos ayudarte

Acudir a terapia para acabar con esta problemática es de gran ayuda.

Se aprenderá a modificar las interpretaciones, pensamientos y miedos para ajustarlos a la realidad, a disminuir la ansiedad con técnicas de relajación, a mejorar la comunicación, frenar los pensamientos intrusivos, aumentar la seguridad y autoestima… Se puede incluir en el tratamiento a la pareja para que entienda el problema, vea su posible responsabilidad en el mismo y pueda colaborar para su resolución.

En las relaciones duraderas puede alcanzarse un punto en que reine el desinterés hacia la relación y la otra persona.

A raíz de ello la conducta hacia el otro cambia de forma que nuestros comportamientos y desinterés se van retroalimentando. Popularmente se suele achacar al “final del amor”.

La emoción de bienestar, ilusión y cariño asociadas a la pareja puede recuperarse trabajando en lo que hacemos y pensamos.

Cómo identificarlo

  • Falta de actividades agradables juntos.
  • Discusiones que no se resuelven ni cambian la situación.
  • Desinterés y “pereza” hacia lo que dice, siente y hace el otro.
  • Falta de esfuerzo par parte de uno o ambos miembros de la pareja.
  • Desgana, frustración, soledad y cansancio.

Cómo podemos ayudarte

Gracias a la terapia cognitivo-conductual: actividades gratificantes conjuntas, expresión y recepción de críticas, técnicas de comunicación y resolución de conflictos, cambio de comportamientos dañinos, recuperación y mejora de la vida sexual (si fuera necesario).

Los recursos que se entrenarán estarán ajustados a las necesidades del caso concreto.

La infidelidad en las relaciones de pareja tiene consecuencias devastadoras.

Es la primera causa de divorcio. Puede causar al traicionado angustia y le puede desencadenar ataques de furia y sentimientos de humillación, también está asociada a la depresión y a la ansiedad.

No todas las parejas en las que se da la infidelidad se separan, algunas se reconcilian y continúan su relación superando el problema. El proceso de reconciliación es difícil y muchas veces es necesaria la intervención terapéutica para llevarlo a cabo.

Si te encuentras en esta situación y te gustaría trabajar con tu pareja para conseguir el proceso de perdón y reconciliación no dudes en ponerte en contacto con nosotros.

La etapa de mayor riesgo de conflictos familiares entre padres e hijos el en la adolescencia de éstos. En este momento el control de su comportamiento es complicado y los enfrentamientos aumentan.

El cambio en la interacción familiar puede ocasionar problemas de pareja. El deterioro de la vida familiar sumado a otros factores de riesgo hace que sea recomendable acudir a terapia familiar.

¿En qué casos?

  • Conductas disruptivas en los hijos (disciplina, control de la ira, mentiras, consumo de sustancias…).
  • Falta de control sobre su comportamiento (los recursos que se utilizan, como el castigo, no funcionan).
  • Discrepancia en las líneas de actuación por las que optan los padres.
  • Discusiones de pareja relacionados con los hijos, dificultad en la comunicación y negociación.
  • Emociones de malestar, frustración y cansancio asociadas al hogar.

Se da en algunas de las relaciones gobernadas por una fuerte dependencia emocional. Como elemento añadido de control por parte del miembro dominante se usa la violencia.

Si tienes problemas de este tipo consúltanos lo más rápidamente o bien llama al teléfono de violencia de género de tu comunidad

A la dificultad habitual para romper este tipo de relaciones, se une el miedo al castigo físico. Hay leyes que protegen a personas que están en esta situación, pero, para lograr una vida equilibrada y saludable, es necesaria la intervención psicológica. Podemos ayudarte.

Dependencia emocional, relaciones tóxicas

Hay relaciones de pareja (familia, o amistad) que se caracterizan por ser inestables, destructivas y obsesivas, en las que uno de los miembros ejerce la dominación sobre el otro. A pesar del malestar, sufrimiento y daño emocional que esto ocasiona, es muy difícil para la persona con dependencia emocional terminar o modificar la relación.

Las consecuencias de este tipo de relaciones para la autoestima y el bienestar son devastadoras. Pedir ayuda a un profesional permite recuperar una vida plena y segura, así como prevenir futuras relaciones destructivas.

¿Cómo sé que tengo una relación de dependencia?

  • Creencia de que mi entrega ha de ser completa e incondicional y que no soy nada sin la otra persona.
  • Tengo miedo al abandono y evito el mismo a toda costa.
  • La otra persona coharta mi libertad, toma mis decisiones, obstaculiza mi autorrealización e impone su criterio sobre el mío.
  • Tiende a aislarme de mis apoyos sociales y familiares.
  • Consigue y pide/exige complacencia ilimitada.
  • La relación vulnera mis principios y valores.