¿Nos está afectando realmente el teletrabajo?

| | ,

La concepción teletrabajo antes de la llegada de la pandemia global se entiende como  un nuevo esquema de trabajo, que se encuentra fuera de la oficina central separando al  trabajador del contacto personal con sus compañeros de trabajo (Santillán-Marroquín,  2020). No obstante, la transición repentina y forzosa a la modalidad de teletrabajo tiene  consecuencias en la adaptación de los trabajadores a las nuevas circunstancias con el fin  de no suspender la productividad, pudiendo así impactar de forma negativa a la calidad  de vida del trabajador, sobre todo la parte emocional (Parra Martínez et al., 2020).

Numerosas investigaciones han podido concluir que existen ventajas e inconvenientes en  relación con la productividad del trabajo y la calidad de la salud.

Se ha observado que el teletrabajo puede conllevar consecuencias tanto negativas como  positivas para la persona trabajadora y para la organización. Esto depende de los factores  de la dinámica laboral que hay en una organización, así como el clima organizacional,  estado económico y políticas públicas (Varas-Constanzo, 2019). Por ejemplo, los  trabajadores que consideran que el teletrabajo es algo positivo ya que reduce el estrés y  obtiene mayor flexibilidad, además de esto, perciben un equilibrio entre la vida familiar  y laboral (Chuco, 2021). Gente trabajadora que trabajan la combinación entre teletrabajo  y trabajo presencial perciben una mayor percepción de apoyo organizacional en  comparación con otras que no tienen dicha combinación. Las que trabajan solamente la  modalidad de teletrabajo tienen niveles bajos de satisfacción laboral que en las personas  que combinan las dos modalidades de trabajo (Varas-Constanzo, 2019) como dice el  estudio realizado por el Grupo Adecco, el 77% de los trabajadores españoles considera  que la modalidad de trabajo óptima es la combinada (Quelart, 2020).

A continuación, se explican las ventajas y desventajas del teletrabajo según los estudios  de Santillán-Marroquín (2020) y Chuco (2021):

Ventajas del teletrabajo

– Flexibilidad

– Autonomía

– Ausencia de distractores

Desventajas del teletrabajo 

– Conflicto familia-trabajo

– Ambigüedad de rol

– Dificultades tecnológicas

– Disminución de la comunicación debido a una menor interacción interpersonal FACTORES DE RIESGO PSICOSOCIAL DEL TELETRABAJO 

Es cierto que los factores de riesgo psicosocial pueden surgir debido a los cambios  repentinos en la actividad, por tanto, puede generar problemas en la salud mental de los  trabajadores (Parra Martínez et al., 2020).

Parra Martínez et al. (2020) comentan que

los riesgos psicosociales están relacionados con las condiciones físicas en que se  realiza el trabajo, el control, y autonomía con las que el trabajador cuenta para  realizar sus labores, los estilos de gestión y apoyo social recibido, el ambiente  interno, las condiciones de contratación, las jornadas laborales, etc. Cuando su  exposición no es debidamente controlada, pueden afectar el bienestar, la  satisfacción, el desempeño y la salud del trabajador (p. 15).

No obstante, según el estudio de Chuco (2021), hace hincapié en que la percepción de la  fuente de estrés no afecta de igual manera a todos los empleados, existen respuestas  positivas o negativas al estrés laboral.

Según la Teoría General del Estrés, los aspectos más característicos que conducen a la  afectación de los trabajadores son: 1) exigencias psicológicas (pueden ser cognitivas y/o emocionales); 2) problemas para compaginar vida personal y laboral; 3) control del  trabajador sobre su propio trabajo; 4) el apoyo social; 5) las recompensas; 6) la  incertidumbre sobre el empleo y las condiciones de éste (Moncada et al. 2014 citado en  Escobar, 2020). La causa más destacada del estrés laboral es que hay un desequilibrio  entre las competencias que tienen los empleados y los recursos que hay, es decir, la

tensión que sufren los trabajadores es porque no se corresponde con sus competencias y  recursos (Chuco, 2021).

Además de la Teoría General del Estrés, según el estudio de Rubbini (2012) comenta que  existe una serie de aspectos que implican riesgos por teletrabajar. Los siguientes riesgos  son:

– Control y autonomía en el trabajo

– Relaciones sociales

– Flexibilidad

– Conciliación vida privada y laboral

– Uso de las tecnologías de la información y la comunicación (TICs), – Competencias/exigencias

– Desarrollo profesional

Si un empleado se encuentra en bajos niveles de estos aspectos puede afectar potencialmente tanto a la salud mental como a la salud física.

RIESGOS PARA LA SALUD MENTAL 

Los riesgos de los trabajadores para la salud mental pueden ser: estrés por sobrecarga de  trabajo que provoca irritabilidad, problemas de concentración, además la sobrecarga puede llevar a algunas personas (con ciertas características) a la “adicción al trabajo” (Parra Martínez et al., 2020). Además de los riesgos para la salud mental, el temor, el  aburrimiento y la sensación de aislamiento pueden provocar una serie de respuestas  negativas a uno mismo (Parra Martínez et al., 2020):

– Incertidumbre en la actuación, por ejemplo, mayor probabilidad de tomar  decisiones erróneas.

– Alteración de la percepción del tiempo.

– Fatiga patológica tanto física como intelectual.

– Desequilibrios y conductas alteradas tanto a nivel socio-afectivo como cognitivo. – Trastornos del sueño (insomnio).

– Perturbaciones psíquicas como el descontento en el trabajo, baja autoestima,  ansiedad, irritabilidad, estados depresivos, etc.

RIESGOS SOBRE LA SALUD FÍSICA

El teletrabajo también puede significar algunos riesgos para la salud física del empleado. Existen comportamientos que conllevan al agravamiento del riesgo de enfermedades y,  por ello, contribuye al deterioro del funcionamiento cotidiano, así como el disfrute de las  experiencias diarias. Por ejemplo, el sedentarismo es un factor nocivo para la salud física.  Además de esto, el teletrabajo requiere buenas condiciones de tipo ergonómico ya que la  mayoría de los trabajadores se sientan en mala ubicación física, mal equipamiento del  espacio físico de trabajo, problemas de luz, falta de adecuación de temperatura. Si un  empleado no tiene en cuenta de esas condiciones puede verse afectado por varios síntomas  que se comenta a continuación (Rubbini, 2012):

– Sensación de fatiga, cefaleas, diarreas, palpitaciones, trastornos del sueño debido  al estrés, que provoca tensión y dolor muscular, palpitaciones, agotamiento,  fatiga, sudoración excesiva, problemas respiratorios, mareos o vértigos, etc.

– Tecnoestrés, el que puede manifestarse como tecno ansiedad, tecno fatiga, tecno  adicción y provoca disminución del rendimiento, problemas de sueño, insomnio,  dolores de cabeza y musculares, trastornos gastrointestinales, dolor crónico,  puesta en marcha de comportamientos perjudiciales como fumar, comer y beber  en exceso, abuso de fármacos y otras sustancias.

– Trastorno musculo esqueléticos.

A continuación, se presentan algunas recomendaciones para mitigar los riesgos psicosociales y, por ello, es altamente recomendable que se lleven a cabo las siguientes  acciones durante esta situación de pandemia (Centro de Estudio del Trabajo y Factores  Humanos, 2020):

PARA LA ORGANIZACIÓN 

  1. Implementación de políticas sobre las cargas de trabajo sincrónica y presencial,  acordes con las jornadas legales de trabajo.
  2. Capitaciones previas a la realización de teletrabajo respecto a las plataformas  usadas.
  3. Mayor apoyo en el departamento de soporte tecnológico en los horarios en que se  realiza el teletrabajo.
  4. Implementar planes de salud ocupacional para eliminar o mitigar los riesgos  psicosociales.
  5. Diseñar un plan de apoyo psicológico: atención telefónica y virtual especializada  con el fin de prevenir posibles fatales asociados al teletrabajo.
  6. Implementación de la alarma en los ordenadores que tiene el objetivo de avisar al  trabajador el momento de realizar un descanso.
  7. Diseñar e implementar programas de autocuidado para los empleados por parte de  la organización.

PARA LOS TRABAJADORES 

  1. Organización del trabajo
  2. Trabajador 
  3. Coordinar los días y horarios cuando realicen actividades  sincrónicas.
  4. Establecer una rutina estable: tener la capacidad de ajustar los  horarios de trabajo en función de las responsabilidades de su hogar

y las necesidades familiares.

iii. Reducir solo a lo esencial, enviar e-mails en vez de mini reuniones  virtuales.

  1. Acortar los horarios tratando de mantener un horario de “oficina”  habitual, evitando horarios nocturnos y fines de semana.
  2. Definir claramente los resultados esperados que se quiere obtener  antes de empezar, puesto que el teletrabajo implica un cambio de

paradigma basado en objetivos/resultados.

  1. La convivencia en el hogar 
  2. Informar a la familia o grupo íntimo sobre la modalidad de trabajo,  las características y necesidades de esta modalidad, por ejemplo,

el espacio, tiempo de silencio, equipamiento, etc.

  1. Dialogar, coordinar y acordar con su familia de cómo van a  funcionar y cómo se van a organizar los horarios de teletrabajo,

estudio, tareas de cuidado de otros y quehaceres domésticos.

  1. Lugar de trabajo
  2. Tener un único lugar para teletrabajar, estableciendo límites entre el  trabajo y actividades personales.
  3. Ubicar su puesto de teletrabajo en una habitación independiente para aislar  de ruidos e intervenciones. Si no tiene esa opción, hable con su grupo  familiar para que no vayan a dicho sitio cuando la persona está trabajando.
  4. Disponer luz natural y ventilación adecuada en su lugar de teletrabajo. d. Evite trabajar en horarios nocturnos. Un sueño adecuado es crucial para el  rendimiento, la salud física y mental.
  5. Herramientas de trabajo (ergonomía)
  6. Disposición adecuada de un escritorio, mesa y silla, que sean ajustables al  100%. Si no tiene recursos, trate de que sean lo más cómodos posible,  donde el escritorio no quede demasiado alto ni la silla muy baja o  viceversa. Intente que el monitor se ubique al frente de usted y a la altura  de los ojos.
  7. Utilice un teclado y un ratón aparte en vez de un portátil, evitando  mantener el cuello flexionado de forma excesiva.
  8. Los pies deben estar completamente apoyados en el suelo, si no alcanza  ponga libros, una caja, reposapiés, etc.
  9. Acciones individuales
  10. Haz ejercicios diarios no más de 30 minutos. Ejercicios que le acomoden  a su nivel físico.
  11. Establezca micro descansos durante el trabajo.
  12. Levante la cabeza y estire cada vez y fije su vista en punto lejano, así su  vista descansará.
  13. Busque algún recurso online de ejercicios de respiración o de atención  plena (mindfulness).
  14. Si usted o alguien ser querido está experimentando problemas de ansiedad,  angustia, depresión o algún otro problema psicológico, busque la ayuda de  especialistas, psicólogos.

Autora: Mª Aleluya Peña Rodrigo.

 

Referencias 

Beauregard, T., Basile, K. y Canonico, E. (2019). Telework: Outcomes and Facilitators  for Employees. In R. Landers (Ed.), The Cambridge Handbook of Technology and  Employee Behavior (Cambridge Handbooks in Psychology, pp. 511-543).  Cambridge: Cambridge University Press. http://doi:10.1017/9781108649636.020

Chuco, V. (2021). El teletrabajo y su impacto en el estrés de los trabajadores. Neumann  Business Review, 7(1), 81-98.

Escobar Ferrer, E. E. (2021). Teletrabajo en situación de estado excepcional de alarma  sanitaria [Trabajo fin de Máster, Universidad La Laguna]. RIULL repositorio  institucional. http://riull.ull.es/xmlui/handle/915/22989

Centro de Estudio del Trabajo y Factores Humanos (2020). Guía para el teletrabajo en  condiciones de pandemia COVID-19 [Tesis doctoral, Universidad de  Valparaíso]. Repositorio Universidad de Valparaíso. https://bibliotecas.uv.cl/ima ges/Dibra/Coronavirus/guia_teletrabajo_en_pandemia_covid19.pdf

Miglioretti, M., Gragnano, A., Margheritti, S. y Picco, E. (2021). Not all telework is  valuable. Journal of Work and Organizational Psychology, 37(1), 11-19. https://doi.org/10.5093/jwop2021a6

Parra Martínez, N. Y., Mendoza Manjarres, V. J., Meza Parada, D. A. y Pérez Niño, M.  N. (2021). Causas y consecuencias de los riesgos psicosociales ocasionados por  el teletrabajo en la gerencia de desarrollo del banco de Bogotá [Trabajo fin de  Grado, Universidad EAN]. Repositorio Universidad EAN. http://repository.ean.e

du.co/handle/10882/10361

Quelart, R. (30 junio 2020). La mayoría de los españoles quieren combinar teletrabajo y  trabajo en oficina, según un estudio. La Vanguardia. https://www.lavanguardia.c om/economia/20200630/482035196343/teletrabajo-combinar-trabajo-oficina estudio-adecco.html

Ramos, V., Ramos-Galarza, C. y Tejera, E. (2020). Teletrabajo en tiempos de COVID 19. Revista Interamericana de Psicología, 54(3).

Rubbini, N. I. (del 5 al 7 diciembre 2012). Los riesgos psicosociales en el Teletrabajo. [Ponencia de Jornadas]. VII Jornadas de Sociología de la Universidad Nacional  La Plata. https://www.aacademica.org/000-097/581.pdf

Santillán-Marroquín, W. (2020). El teletrabajo en el COVID-19. CienciAméRica: Revista  de divulgación científica de la Universidad Tecnológica Indoamérica, 9(2), 65- 76. https://doi:10.33210/ca.v9i2.289

Rodríguez Rodríguez, D. (2020). Teletrabajo, acceso a Internet y apoyo a la digitalización  en el contexto del Covid- 19. FEDEA Economy Notes. http://documentos.fedea. net/pubs/ap/2020/ap2020-08.pdf.

Sánchez-Toledo Ledesma, A. M. (2021). Efectos del teletrabajo sobre el bienestar de los  trabajadores. Revista de la Asociación Española de Especialistas en Medicina del  Trabajo, 30(2), 234- 254. https://scielo.isciii.es/scielo.php?script=sci_arttext&pi d=S1132-62552021000200234

Varas-Constanzo, I. (2019). Apoyo organizacional percibido y satisfacción laboral en  teletrabajadores [Trabajo fin de Máster, Universitat de Barcelona]. Diposit digital  Universitat de Barcelona. http://hdl.handle.net/2445/145639

Anterior

Cómo gestionar tus emociones

Pensamientos obsesivos-intrusivos

Siguiente

Deja un comentario